El Comercio

Con la bendición de la Santina

Las jugadoras grupistas muestran la imagen de La Santina ante la entrada del Grupo.
Las jugadoras grupistas muestran la imagen de La Santina ante la entrada del Grupo. / PAÑEDA
  • Antonio Corripio, presidente del Grupo, despidió a su equipo, que peleará hoy por el ascenso en Tenerife, con una pulsera con la imagen de la Virgen de Covadonga

El equipo femenino del Grupo Covadonga intentará dar el salto a la máxima categoría del voleibol español. El conjunto gijonés medirá sus fuerzas con el Arona de Tenerife hoy en tierras canarias (20 horas, Pabellón Jesús Domínguez Grillo). Un rival presidido por el gijonés Jaime Fernández Barros que ya se encuentra en la Superliga desde hace siete días.

Para jugar en la élite la próxima temporada, el Grupo necesita ganar hoy en la cancha chicharrera por 0-3 o 1-3, pero, además, precisa que en el partido que disputarán tres horas y cuarto antes el Cide Mallorca y el Madrid Chamberí, sus rivales por el salto de categoría, se resuelva con un resultado de 3-2 o 2-3. Así las cosas, se da la curiosa circunstancia de que las grupistas sabrán previamente si tienen posibilidades de ascender en función del marcador que se registre en la pista del conjunto balear.

El equipo grupista ha firmado una sensacional fase de ascenso después de un destacado papel en la fase regular, en la que fue líder durante muchas jornadas. Ayer, poco antes de tomar el avión a Tenerife, la expedición grupista, encabezada por el técnico Saúl Pérez y el jefe de sección Pablo Méndez, fue despedida por el presidente Antonio Corripio, quien deseó suerte al equipo. «Habéis hecho una temporada impecable y estoy muy orgulloso de este equipo, que lo va a dar todo mañana (por hoy)».

El máximo mandatario de la entidad de Las Mestas regaló tanto a las jugadoras como a los entrenadores, poco antes de subir al autocar, una pulsera con la imagen de la Santina, que representa al club gijonés. Así las cosas, con las bendiciones del presidente, el conjunto grupista confía en la carambola que le aúpe a la máxima categoría, en la que militó por última vez en la temporada 2001-2002.

El técnico Saúl Pérez no descarta un ventaja mínima entre sus rivales porque «fue el resultado que más se dio en la fase y, si al equipo le sale un buen partido, ¿por qué no vamos a ascender?».

Las jugadoras del Grupo llegan pletóricas de moral tras el gran partido que hicieron el pasado sábado contra el Cide Mallorca, campeón de la Copa Princesa. Tanto Imargues como Miriam y Cecilia tiene claro que «no tenemos nada que perder».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate