El Comercio
Victorino Álvarez, a la derecha, junto a su cuñado Maximino Gutiérrez, posa con el campanu del Narcea en La Rodriga.
Victorino Álvarez, a la derecha, junto a su cuñado Maximino Gutiérrez, posa con el campanu del Narcea en La Rodriga. / E. C.

Victorino Álvarez saca por sorpresa el campanu del Narcea

  • El ovetense, que echó a tierra un ejemplar de 4,95 kilos que puede ser subastado este fin de semana, asegura que «ni sabía que era el primero»

Al quinto día de levantarse la veda, el Narcea vio salir de sus aguas el primer salmón de la temporada. Y lo hizo por sorpresa ya que su propio pescador, Victorino Álvarez, natural de Olloniego y vecino de Sama de Langreo, reconocía a EL COMERCIO que «ni sabía que era el campanu».

Álvarez llegó a las ocho de la mañana al río. Lo hizo acompañado de Maximino Gutiérrez, su cuñado, con el que probó suerte hasta la hora de comer. Posteriormente, en su vuelta a la faena, recordaba, «tiré la primer varada y no me di cuenta que ya tenía el salmón a los pies, por lo que luego ya me ayudaron a sacarlo».

El ovetense, tras varios minutos, levantó el ejemplar, pescado a cebo natural, que trasladó a continuación a La Rodriga. En la báscula del precinto salense dio un peso de 4,95 kilos, con una longitud de 74 centímetros.

«Vine por probar suerte, ya que el coto Juan Castaño, donde pesqué el salmón, era sobrante y no me importó cogerlo», apuntaba Victorino Álvarez. Una vez que abandonó el precinto, comenzaron las llamadas telefónicas con alguno de los posibles compradores. Pero en el día de ayer no se llegó a cerrar nada. De hecho, el Ayuntamiento de Salas se puso en contacto con Victorino Álvarez para intentar organizar una subasta entre hoy y mañana, pero también sin alcanzar un acuerdo definitivo.

El pescador residente en Sama comentaba que «me hizo mucha ilusión pescar el campanu». «Nunca lo había conseguido, pese a que este ya es el sexto salmón que capturo», hizo hincapié el ovetense.

Tras salir el primer ejemplar de la temporada en el Narcea, ya solo quedan pendientes los del Esva y el Cares.

La jornada de los ríos asturianos, que acumulan siete capturas, fue ayer de escasa asistencia, pese a que fue el primer día de la semana en el que se podía pescar en la zona libre.

El Sella vio truncada su buena racha después de dar salmones todos los días desde que se abrió la temporada el pasado domingo. Según informó la guardería del precinto de La Rodriga, apenas se vieron cañas. Ni siquiera en Rozaones o El Barreño, donde suele haber un buen número de ribereños.

El Eo, tras su excelente arranque el día de la apertura con tres buenas capturas, se ha quedado estancado esta semana, dado que lleva tres jornadas en blanco. Ayer solo se ocuparon cuatro de las mejores reservas, como La Volta, Louredal, La Pena y el coto Gonzalvo, en el que se soltó un salmón.

El Esva y el Cares continúan sin ver su primer salmón de la temporada. Tanto en el río valdesano como en el cabraliego solo se ocuparon algunos cotos por la mañana, ya que por la tarde no se vieron pescadores, por lo quedan a la expectativa de lo que ocurra el fin de semana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate