El Comercio

Una temporada para el recuerdo

El Víctor Antuña Adba, único equipo de Fundavi que milita en una segunda categoría nacional, posa antes de comenzar un entrenamiento de este curso.
El Víctor Antuña Adba, único equipo de Fundavi que milita en una segunda categoría nacional, posa antes de comenzar un entrenamiento de este curso. / MARIETA
  • Los cinco equipos de Fundavi encaran las vacaciones de verano con la sensación del deber cumplido

Después de una temporada larga y exigente, los cinco equipos de Fundavi encaran las vacaciones de verano -algunos ya están en ellas- con la sensación del deber cumplido. Indudablemente, el retorno a la competición del Garmat Avilés no ha sido sencillo, pero el resto de conjuntos han cumplido con creces todos los objetivos propuestos el pasado verano, pese a que las limitaciones económicas impiden en muchos casos a los equipos avilesinos competir de tú a tú con rivales más poderosos.

Inmobiliaria Víctor Antuña Adba. En un curso difícil, porque sustituir a Yolanda Mijares no iba a ser sencillo y por la marcha a mitad de temporada de Pepe Vázquez a Liga 1, el conjunto avilesino consiguió la permanencia en Liga 2 de la mano del preparador vasco Adrián Yáñez. En una de las campañas más competidas por la parte baja, el cara o cruz de una última jornada de infarto favoreció a las locales. Además, los técnicos pudieron dar minutos a jugadoras junior y del equipo autonómico procedentes de Avilés, intención del club para los próximos años.

Cafés Toscaf Atlética Avilesina. El Toscaf Atlética realizó una de sus mejores temporadas de los últimos años al rozar con la punta de los dedos la fase de ascenso a División de Honor Plata. El equipo avilesino estuvo luchando por tal ilusión hasta la penúltima jornada, pese a no estar obligado a ello ni contar con una plantilla ni mucho menos profesional. No en vano, ninguno de los jugadores percibe un salario y no hay fichajes ni siquiera de fuera de la región. De la misma manera, el bloque es uno de los más jóvenes de la categoría, prácticamente a la altura de un filial.

La Curtidora. Si el año del Adba no fue fácil, el de La Curtidora mucho menos. La salida de varias jugadoras durante los meses de verano y las exigencias económicas de Superliga 2 hicieron al equipo bajar voluntariamente un escalón. Pese a ello, el nivel de la plantilla no permitió a las chicas de Dani Berrio a pelear más que por salvar la categoría en Primera Nacional, objetivo que lograron con éxito. En ese sentido, la mejor jugadora y capitana del equipo, Patry Franco, sufrió lesiones que evitaron que pudiese ayudar más a sus compañeras en la cancha.

Garmat Avilés. Pese a no conseguir ninguna victoria, la recientemente finalizada fue una temporada muy importante para el Garmat Avilés, que tras un año sin competir pudo volver a las canchas a pesar de las dificultades. Sin fichajes, los jugadores habituales y veteranos aprovecharon la campaña para ir cogiendo el ritmo de cara al futuro, pues ganas e ilusión no faltan en el seno de una plantilla muy unida.

Oxigar Belenos. Las bajas, tanto por motivos laborales como por lesión, le jugaron una mala pasada al Oxigar Belenos en el peor momento de la temporada. Tras mantenerse más de un año invictos en competición oficial, los chicos de Pablo Artime llegaron al 'play off' por el título y a la lucha por la fase de ascenso a División de Honor B muy justos de efectivos, algo que no les permitió competir de tú a tú con los rivales más potentes del norte de España. Aun así, el objetivo del curso se cumplió.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate