BOXEO

El Toa Gym apuesta por la cantera

Los jóvenes púgiles del Toa Gym, en guardia en la calle de La Magdalena, donde está ubicado el centro deportivo. / PATRICIA BREGÓN
Los jóvenes púgiles del Toa Gym, en guardia en la calle de La Magdalena, donde está ubicado el centro deportivo. / PATRICIA BREGÓN

El centro deportivo huye de los tabús y se centra en la formación de jóvenes

SANTY MENOR AVILÉS.

A todo club o gimnasio centrado en los deportes de contacto, en este caso en el boxeo, le hace ilusión sacar a la luz boxeadores profesionales. Sin duda alguna es un objetivo que nadie rehuye. Sin embargo, la filosofía del Toa Gym, todo un referente regional en este tipo de modalidades deportivas, ha ido virando hacia un nuevo horizonte en los últimos años.

Amante de la formación, el director deportivo del centro, Ruby García, ha ido consiguiendo paulatinamente uno de sus sueños: crear una escuela de boxeo con especial atención a los más jóvenes. Destruir el tabú de que los niños no pueden boxear y de que el boxeo es un deporte violento. Las múltiples veladas que ha organizado en los últimos años, todas ellas a través de un gran esfuerzo tanto físico como económico, se puede decir que han normalizado la práctica de este deporte en la ciudad, y desde ese prisma se han subido al carro multitud de niños y niñas.

Tanto es así que el Toa Gym cuenta en estos momentos con más de treinta jóvenes púgiles dispuestos a aprender y a disfrutar del noble arte, algo impensable hace algunos años, cuando organizar veladas pugilísticas ya era verdaderamente difícil. Lejos quedan los años del bronce olímpico Dacal, pero gracias a personas como Ruby García el boxeo en Avilés continúa su remontada, elevando al profesionalismo a boxeadores de la talla de Jonathan 'Maravilla' Alonso o Héctor Brea, ambos salidos del ring del Toa.

Ruby defiende la práctica del boxeo por parte de los más pequeños y está por la labor de convencer a todo padre o madre de que la práctica de este deporte es beneficiosa para sus hijos. No en vano, el entrenador local asegura que «los programas de formación de la Federación Española de Boxeo protegen a los más pequeños evitando el contacto entre ellos, permitiendo iniciarse a los seis años con ejercicios que potencian la psicomotricidad, un problema hoy en día agravado debido a las nuevas tecnologías». En ese sentido, Ruby García tiene claro que aspectos como «el equilibrio, la coordinación o el trabajo en equipo se están perdiendo».

El avilesino incide en que «el boxeo se ve obligado a enviar a la lona a todos los preconceptos que pesan sobre esta disciplina olímpica. Es ahora cuándo los más pequeños pueden practicar boxeo de una forma carente de peligros y con la seguridad». García lleva trabajando con niños desde hace tres años, siguiendo siempre unas pautas y siempre buscando la seguridad, nunca el contacto. «Empecé trabajando con dos niños y en este mes ya son más de treinta los que practican el boxeo sin contacto», añade.

Así las cosas, desde el Toa Gym esperan aumentar el número de púgiles de todas las categorías a corto plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos