El asturiano Gerardo Menéndez acaba con 25 años de sequía española

El asturiano Gerardo Menéndez acaba con 25 años de sequía española

El jinete avilesino gana el Gran Premio tras 25 años sin victoria española en Las Mestas

TONI BERGÉS

El jinete avilesino Gerardo Menéndez Mieres se adjudicó la escarapela más importante del 75 aniversario del Concurso de Saltos Internacional Oficial de Gijón (CSIO), el Gran Premio. Lo hizo con ‘Cassino DC’, intratable en una vibrante segunda manga, por tan solo una décima de segundo respecto a Laura Roquet. La francesa Dallamano, por su parte, derribó el último obstáculo cuando llevaba el mejor tiempo. De esta manera, el asturiano acaba con una sequía de 25 años sin victoria española en Las Mestas.

A las 16.45, en una tarde soleada, se abrió la barrera del arco de salida para la primera participante del Gran Premio Funeraria Gijonesa, que se juzgó como viene siendo habitual bajo un baremo dos mangas, las dos ‘A’ con cronómetro. Quince minutos después entraba el primero de los 45 binomios que tomaron parte en la prueba más importante de la reunión.

Más noticias

El circuito venía jalonado, para la primera manga, inusualmente por catorce obstáculos y diecisiete esfuerzos, con presencia de la ría como número diez, seguida por un fondo rústico a siete trancos que no causó tantas dificultades como se podía presuponer. El tiempo concedido, otro condicionante más que no supuso dificultad, fue de 87 segundos. El obstáculo que supuso un mayor número de problemas fue el vertical número 5, coronado con una tabla blanca en contra de querencia.

El primer recorrido limpio y que daba acceso a la segunda ronda llevó la firma de la española Laura Roquet con ‘Sandi Puigroq’, que terminó con un tiempo de 84,48 que luego fue superada por otra amazona, en este caso la francesa Julia Dallamano, que había estado inédita en el concurso y que, con la yegua ‘Hoepala vh Daalhof’, consiguió el segundo cero del Gran Premio y mejoró el tiempo de Roquet. Con diez caballos, ya se habían logrado dos accesos a la segunda manga, con el holandés Roelof Bril a la espera con un punto.

Se continuó con la constante marcada por Dallamano y otro jinete sin resultados relevantes en el resto de días del concurso, Victor Bettendorf, montando a ‘Sorbier Blanc’, accedió sin penalización a la segunda manga, lo que se convertía en el tercer cero de la tarde. Por contra, uno de los favoritos, Keith Shore, se vio obligado a retirarse después de que su caballo ‘Mystic Hurricane’ le hiciera un extraño en el elemento B del triple.

La grada de Las Mestas se levantó para aplaudir al avilesino Gerardo Menéndez con el extraordinario ‘Cassino DC’, que logró el cuarto cero. Tras el recorrido sin penalización de la primera manga de la Copa de Naciones, el caballo firmó otra gran competición en Gijón. Fue el preludio de lo que sucedería después.

La americana Reed Kessler, después de su gran actuación en la Copa Princesa de Asturias con la segunda posición, tuvo que retirarse con ‘Cos I Can’. Tampoco estuvo entre los mejores Jur Vrieling con ‘Zypern III’. Dermott Lennon, vencedor el pasado año con ‘Loughview Lou Lou’, no pudo pasar la ría y otra penalización le dejó fuera del triunfo final. Protagonista el primer día, fue perdiendo relevancia a medida que transcurría el concurso.

Se hizo de rogar un nuevo recorrido limpio. Hasta tal punto que pasaron dieciséis participantes para encontrar el de Tobias Meyer montando a la yegua de 12 años ‘Avanti’. El alemán a punto estuvo de penalizar por tiempo, pero con 86,78 apuró para pasar. A continuación lo consiguió ‘Tin Tin’, de la británica Louise Saywell, que también tuvo que fijarse en el cronómetro para librarse de excederse.

Con los doce mejores clasificados se dio paso a la segunda ronda. Seis binomios pasaron con cero puntos, uno lo hizo con uno y otros cinco con cuatro puntos muy condicionados. Esta circunstancia no ocurría desde hace unos cuantos años en el CSIO de Gijón.

Pequeños incidientes

Dentro de la disputa de este primer viaje, se produjeron tres pequeños incidentes. El jinete Ben Maher, con la yegua ‘Madame X’, estuvo a punto de caerse a la ría, rehusando y destrozando la valla que la precedía. Tuvieron que afanarse las asistencias para reponerlo para que en el segundo intento volviera a suceder lo mismo. El jinete quedó eliminado. No menos llamativo resultó el derribo por parte de ‘Golvers Hill’, con Nigel Coupe, del ‘muro’, que atravesó totalmente y le llevó a la retirada. Otro participante partió en dos la barra que coronaba el último fondo.

Diez obstáculos y once esfuerzos se repartieron por el verde de Las Mestas para decidir el campeón del Gran Premio. El tiempo concedido fue de 63 segundos.

Salieron a la pista en primer lugar todos las parejas que habían terminado con cuatro puntos, que ló

Fotos

Vídeos