Dos asturianos y un cántabro recogen hoy en Panes el 'Nobel' de los bolos

Francisco Cuevas Noriega.
Francisco Cuevas Noriega. / I. C.

La Asociación Pico Peñamellera premió en la XXIII edición a Rodrigo Núñez Martín, Francisco Cuevas Noriega y Fernando Diestro Gómez

GUILLERMO FERNÁNDEZ PANES.

La villa de Panes acoge hoy, a partir de las 19.30 horas, la entrega solemne y pública de los XXIII Premios Pico Peñamellera de Bolos. El jurado, de 15 miembros y presidido por Esteban Andrés Suárez, portero del Real Oviedo, había concedido los tres galardones el pasado 22 de junio a Rodrigo Núñez Martín, exjugador asturiano de bolos palma; a Fernando Diestro Gómez, presidente de la Federación Cántabra de Bolos durante 28 años, y al peñamellerano Francisco Cuevas Noriega, hombre vinculado a los bolos desde su infancia en la localidad de Suarías. Los premios, considerados los 'Nobel' de los bolos, se otorgan anualmente por la Asociación Pico Peñamellera, entidad que preside Isidro Caballero.

El jurado reconoció en Rodrigo Núñez Martín, nacido y residente en la localidad llanisca de Pancar, su amplio palmarés en el bolo palma, así como el hecho de ser un hombre «honesto, trabajador, afable y comprometido, que en su paso por las boleras solo ha dejado compañeros y amigos». En cuanto a las conquistas logradas en su presencia por los corros de Asturias y Cantabria se destaca que fue doce veces campeón de Asturias en el segmento individual y 20 en la modalidad de parejas. Se proclamó campeón de España en las categorías infantil, juvenil y sub-23. Fue subcampeón del Mundo, en 1990, y de España, en 1997.

A nivel de equipos, conquistó en cuatro ocasiones la Liga Nacional, ganó en tres ediciones la Copa de la Federación Española de Bolos y en otras tres la Liga Regional de Asturias. Además, fue campeón del Mundo por parejas. El historial se puede ampliar con la victoria en más de un centenar de torneos de primera categoría, como La Patrona, de Torrelavega; el San Mateo, de Reinosa; el Miguel Purón, de Noriega; el San Cipriano, de Panes, o el San Juan, de Los Corrales de Buelna. Y conquistó el Torneo de Maestros, en 1997. En cinco ocasiones formó parte de la selección española de bolo palma, con salidas a Argentina, México y Venezuela.

28 años de gran gestión

Fernando Diestro Gómez, natural de la localidad cántabra de Peñacastillo, maestro de profesión y practicante de balonmano y voleibol en su juventud, accedió a la presidencia de la Federación Cántabra de Bolos en 1988 y permaneció al frente de la misma hasta 2016. En 1982 había ocupado el cargo de director general de Deportes y Juventud.

En el ámbito federativo, Diestro se rodeó de un excepcional grupo de colaboradores y caminando por la senda correcta conseguían aumentar el realce competitivo en Cantabria, además de ampliar el mundo de los bolos en diferentes aspectos culturales. Uno de los más importantes fue la creación del Proyecto Educativo Madera de Ser para la difusión de los bolos a través de los colegios. El operativo se saldó con la participación de 90.000 alumnos a lo largo de 16 años.

Diestro logró el objetivo de convertir los bolos en una modalidad deportiva importantísima cuando hasta entonces estaban considerados como un juego tradicional. Y su gran conquista pasa por haber aunado la promoción cultural del deporte bolístico con la vinculación de las instituciones públicas y el importante patrocinio por parte de las empresas privadas. En su despedida de la federación explicó que «las bases quedan puestas y el futuro está garantizado».

Premio para un aficionado

Por primera vez en su dilatada historia, los Premios Pico Peñamellera concedieron el galardón a un aficionado a los bolos. Tal es el caso de Francisco Cuevas Noriega 'Paco Cuevas', nacido en la localidad peñamellerana de Suarías, emigrante a Chile y retornado a Madrid, donde fue directivo de la Peña Madrileña.

Cuevas es un gra aficionado a los bolos, deporte que también practicó a nivel amateur, por diversión y para acompañar a los amigos. Siempre está al pie de la bolera, con intención de animar y colaborar, además de ser un hombre generoso económicamente con los organizadores de diferentes competiciones. El jurado reconoció en Paco Cuevas al hombre «sencillo, pragmático, organizado y exigente» y destacó que en el amplio espectro de los bolos fue «jugador, directivo, espectador, árbitro, armador, anotador y excelente preparador de boleras».

Más

Fotos

Vídeos