ESQUÍ

La 'bala blanca' alienta a las jóvenes promesas asturianas

La esquiadora recibe un detalle de manos del presidente del Grupo, Antonio Corripio. /  ARNALDO GARCÍA
La esquiadora recibe un detalle de manos del presidente del Grupo, Antonio Corripio. / ARNALDO GARCÍA

Carolina Ruiz, que da clases a niños estos días en San Isidro, visitó las instalaciones del Grupo junto a su presidente

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Eran las seis en punto de la tarde cuando las puertas del Grupo de Cultura Covadonga se abrieron para dejar pasar una furgoneta blanca. En su interior se encontraba la exesquiadora profesional Carolina Ruiz. Con ella, varios de los niños que reciben clases estos días por parte de la deportista nacida en Chile, pero que, a las tres semanas de su nacimiento, llegó a España para residir en Sierra Nevada.

El lugar elegido por la Federación Asturiana para que la española aconseje a las jóvenes promesas ha sido la Estación de San Isidro. No obstante, ayer, cuando terminó la jornada de nieve, la que es la única española ganadora del Descenso Copa del Mundo en Meribel en 2013 se trasladó al Grupo para visitar las instalaciones.

Antonio Corripio, presidente de la entidad, fue el encargado de mostrar a Carolina el recinto. «Para nosotros es un orgullo que estés aquí», señaló el directivo cuando saludó a la esquiadora, en cuyo palmarés también se encuentra una victoria en la Copa de Europa y cinco podios.

La primera parada para Carolina fueron las piscinas. Allí presenció unos minutos el entrenamiento de los equipos de natación, donde le explicaron que los niños llevan gorros de diferentes colores dependiendo del nivel. Tras la natación, llegó el turno para el voleibol, tenis, hockey y también las pistas de pádel. «Estoy encantada de estar aquí y ver el recibimiento tan cariñoso que estoy teniendo», afirmó Carolina.

La esquiadora, que cuenta con cuatro participaciones en los Juegos Olímpicos, recibió por parte del presidente un obsequio justo después de firmar el libro de honor de la entidad. Un broche con la insignia del Grupo Covadonga. Tras la entrega del presente, la deportista explicó sus vivencias desde que llegó al Principado. «Me encanta ver cómo Asturias y el norte están tan involucrados con la nieve, que es mi vida», señaló.

La esquiadora lleva dos días en San Isidro con monitores y niños, todos ellos amantes de la nieve, a los que les dio un consejo: «Nadie nos va a prometer una gran carrera deportiva, pero todo hay que hacerlo con pasión y sin mirar atrás. Si alguien hace lo que le gusta, los resultados son lo de menos porque quedan las vivencias».

El presidente de la Federación Asturiana de Esquí también estuvo presente. Alfonso González de Lena bromeó con la visita de Carolina. «Hay que invitarla todos los años porque llevábamos cinco años sin esquiar en diciembre. Fue llegar ella y abrir las pistas», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos