Atletismo

Berlín prepara un nuevo asalto a la historia

Eliud Kipchoge, Kenenisa Bekele y Wilson Kipsang en la conferencia previa en Berlin/AFP
Eliud Kipchoge, Kenenisa Bekele y Wilson Kipsang en la conferencia previa en Berlin / AFP

Tres de los cuatro maratonianos más rápidos de todos los tiempos luchan por batir el undécimo récord del mundo en la capital alemana

MIGUEL OLMEDAMadrid

Hablar de Berlín es hablar de historia, de política, de guerras y bandos; pero también de maratón. Porque en la capital alemana, 42.195 metros dan para mucho más que en Londres, Boston, Chicago, Nueva York y Tokio, las ciudades anfitrionas de los otros cinco ‘majors’. No en vano, en su asfalto se han batido hasta la fecha diez récords mundiales -siete masculinos y tres femeninos- y se han registrado las primeras marcas inferiores a 2:05, 2:04 y 2:03 de la historia. Este domingo, alrededor de las 11:15 de la mañana (la carrera empieza a las 9:15), puede lograrse otro hito: tres de los cuatro maratonianos más rápidos de todos los tiempos lucharán por pegarle un buen mordisco a la plusmarca de Dennis Kimetto, el único de los cuatro grandes que esta vez no correrá en Berlín. 2:02.57 es el objetivo, y bajar de las dos horas, el sueño casi imposible.

Sólo casi, porque el gran favorito a imponerse en suelo alemán ya estuvo cerca no, cerquísima, de bajar de los 120 minutos hace poco más de cuatro meses. Fue el keniano Eliud Kipchoge en el célebre evento organizado por Nike en el circuito de Monza bajo el nombre ‘Breaking2’. Se quedó a sólo 25 segundos de la proeza, aunque hay que recordar que, oficialmente, la marca no es válida para la IAAF. Por aquello de que las liebres fueran entrando y saliendo de la carrera o que un coche oficial marcara el ritmo a seguir unos metros por delante…

Kipchoge es el prototipo de maratoniano. Los ingenieros de Nike que le estudiaron para mejorar sus prestaciones de cara al reto de Monza concluyeron que es prácticamente perfecto, tanto fisiológicamente como metódicamente en sus entrenamientos y su nutrición: «Al verle correr te das cuenta de que jamás ha habido nadie como él, podría ser el mejor de todos los tiempos». Aunque el factor diferencial en el keniano reside en su propio cerebro. «No se trata de tener piernas, sino corazón y cabeza. La parte final del maratón es la más dura; tu mente te pide que pares y a la vez te dice que sigas. Es una lucha absoluta entre cuerpo y mente, y si no controla esta última, ella puede controlarte a ti», asegura el actual campeón olímpico. «Si le digo a mi cabeza que soy capaz de hacer algo, lo haré», mantiene, y lo que quiere ahora es el récord del mundo. No tiene más que rebajar su marca personal en nueve segundos.

Bekele apunta al 2:03

Eso, y superar al mítico Kenenisa Bekele. El etíope corre en Berlín con el objetivo de coronarse sin discusión como el mejor fondista de todos los tiempos. Diecisiete oros mundiales en campo a través, 5.000 y 10.000 al aire libre y 3.000 en pista cubierta; tres oros olímpicos en 5.000 y 10.000 y dos récords del mundo en sendas distancias completan su palmarés previo a su paso al asfalto. En maratón, ya sabe lo que es ganar en la capital alemana y rubricar la segunda mejor marca de la historia (2:03.03, precisamente en Berlín en 2016); una que pretende mejorar este domingo. «Espero bajar de dos horas y tres minutos», reconoce Bekele, que llega a la cita en mejores condiciones físicas que hace doce meses y corriendo entre 160 y 180 kilómetros a la semana. «Creo que estoy preparado», desafía a escasas horas de la carrera del año.

El tercero en discordia es Wilson Kipsang, compatriota y compañero de entrenamientos de Kipchoge. De los tres favoritos al triunfo en Berlín, es el menos laureado, apenas una medalla de bronce en los Juegos de 2012. Aunque sí que tiene bagaje en los ‘Majors’: hasta la fecha, dos victorias en Londres, una en Nueva York, otra en Tokio y una más en la capital alemana. Con la cuarta mejor marca de todos los tiempos (2:03.13), promete pelear por hacer historia de nuevo, pues ya poseyó el récord mundial en 2013 parando el crono en 2:03.23. Cómo no, fue en Berlín. «Quiero pasar a los libros como uno de los pocos atletas que han batido el récord de maratón dos veces. ¿Miedo a Kipchoge? Respeto sí, pero miedo en absoluto, creo que puedo conseguir tiempos como el suyo», asevera el keniano. Con menos motor que su compatriota y Bekele para asestar un último cambio al final de la carrera, la clave de Kipsang para certificar su doblete en suelo berlinés pasa por mantener un ritmo fuerte desde el principio que sorprenda a sus rivales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos