La caída cogió a su primo Ramón en pleno duelo en Mareo

Ramón, consolado por el utillero del Sporting B. /  ARNALDO GARCÍA
Ramón, consolado por el utillero del Sporting B. / ARNALDO GARCÍA

Episodios del calibre del sufrido ayer por Pelayo Novo subrayan que el Sporting y el Oviedo son rivales en el terreno de juego, pero no enemigos. «Queremos enviar toda nuestra fuerza a Pelayo Novo y al Albacete. Mucho ánimo Pelayo, te deseamos un pronta recuperación», expresaba a través de su cuenta de Twitter el club gijonés, con una empatía acentuada por el vínculo sanguíneo en las filas de su equipo filial.

Ramón Riego, uno de los capitanes del conjunto que dirige José Alberto López, es primo del centrocampista ovetense y conoció la triste noticia ayer en Mareo. Se encontraba allí con motivo de la disputa del duelo liguero entre su equipo y el Lealtad. Visiblemente afectado, tuvo que dejar su lugar en el banquillo con el choque iniciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos