El campanu de Asturias, del río Sella

Pesca del salmón en Asturias
En primer término, Juan Antonio González, en el centro de precintaje con el salmón capturado. / Juan Llaca

Juan Antonio González Menéndez ha capturado el primer ejemplar de la temporada en la zona libre de El Arcu, en el río Sella | Se trata de un ejemplar de más de siete kilos

I. GÓMEZ / L. RAMOS / J. L. CALLEJA

Ha tardado mucho más de lo que se esperaba, pero ya ha salido. El primer salmón de la temporada, el campanu de Asturias, ha sido echado a tierra por Juan Antonio González Menéndez, 'el Sastrín' de Ribadesella, este mediodía en la zona libre de El Arcu, en el río Sella. Se trata de un ejemplar de casi 7,2 kilos de peso, 87 centímetros de largo y 46 de perímetro capturado con cebo natural (merucu y quisquilla) que «dio mucha guerra», según ha apuntado el pescador, que lo subastará esta tarde (18 horas) en Cangas de Onís. Este ribereño fue quien sacó el primer ejemplar del Sella el año pasado.

González Menéndez ha sido el más afortunado de los cientos de pescadores que desde primera hora de la mañana se congregan en torno a los principales ríos salmoneros de Asturias (Eo, Esva, Narcea, Sella y Cares) para probar suerte en este primer día de la temporada de pesca con muerte. La expectación era máxima, sobre todo en el Sella, ya que, al menos en dos ocasiones, estuvo a punto de salir el campanu.

El primero se soltó uno en el coto de Tempranas y, posteriormente, hubo una falsa alarma en el Puente de Villanueva, donde César Obaya, 'Gari', estuvo a punto echar a tierra el campanu del Sella en la localidad canguesa de Villanueva, junto al puente, minutos antes de las diez de la mañana. Finalmente, y tras una larga pelea con el ejemplar, el sedal se rompió, dejando al ribereño con las manos vacías. «Es una pena, pensaba que tenía el campanu y estuve más de una hora batallando, pero al final nada. Era mi primera vez», lamentaba, visiblemente desilusionado.

El resto de los ríos se encuentra con mucho caudal y las dificultades para sacar un ejemplar son máximas. El Eo, por sus condiciones, era el favorito, pero finalmente ha sido en el Sella donde se ha pescado el primer salmón de este año.

César Obaya, 'Gari' estuvo a punto de echar a tierra el campanu del Sella.
César Obaya, 'Gari' estuvo a punto de echar a tierra el campanu del Sella. / Juan Llaca

Así ha comenzado este 15 de julio una temporada de pesca con muerte que se alargará hasta el mes de julio y en la que regirán las mismas normas que en temporadas pasadas. La veda sigue los lunes y los jueves, salvo festivos, y los cotos parciales -zonas libres que se pagan como reservas- funcionarán los martes y miércoles, mientras que desde el fin de semana se podrá pescar en todo el río. El cupo será de un salmón por día y pescador hasta completar cuatro. En cuanto a los cebos, a partir del 16 de junio, ya solo se utilizará la mosca. Y, tras cerrarse la pesca con muerte el 15 de julio, se podrá practicar la modalidad sin muerte hasta el 31.

Las únicas novedades serán que los menores podrán pescar bajo la tutela del titular, al que se le adjudicará el salmón si la logra el niño. Asimismo, ya no hay obligatoriedad de devolver los salmones de 75 centímetros al río como en 2017 y en los precintos se debe declarar el lugar en donde se realizó la correspondiente captura.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos