Carlos Souto, un asturiano testigo de una gesta imborrable

Testigo de una gesta imborrable
Souto, en una acción con la camiseta de la Selección.

El ovetense jugó en la única participación mundialista de la Selección Española de Rugby

ÁLVARO FERNÁNDEZOviedo

La Sección Española de rugby se encuentra a solo un paso de disputar el Mundial de Japón. Tras caer el pasado domingo ante Bélgica (18-10) en un partido que se le puso muy cuesta arriba en la primera parte, el ‘XV del León’ deberá de jugarse el billete en la ‘repesca’.

El conjunto nacional tendrá que enfrentarse primero contra Portugal y, si gana, se medirá a Samoa en una eliminatoria que clasificará al vencedor. Al perdedor aún le quedará, como última opción, una fase con cuatro equipos. De conseguir el pasaporte mundialista, España disputaría el segundo mundial de su historia.

La primera y única vez, hasta la fecha, que el equipo español logró clasificarse para una cita mundialista contó con un asturiano. Carlos Souto se encontraba entre los elegidos aquel 2 de diciembre de 1998 para saltar al terreno de juego de Murrayfield, en Edimburgo, y medirse a Portugal con el pasaporte para el Mundial en juego. «Se me puso la piel de gallina. Imagínate lo que significa Murrayfield y encima jugándote ir a un Mundial. Era algo increíble», rememora el exjugador del ‘XV del oso’.

La Selección Española quedó encuadrada junto a Escocia, Sudáfrica y Uruguay

Souto, de 42 años de edad, aún sigue disfrutando de su pasión, aunque en la actualidad lo haga como director de la Escuela del Real Oviedo Rugby. El ovetense, que jugó con El Salvador de Valladolid en División de Honor, comenzó en el Pilier de Grado y posteriormente dio el salto al Oviedo Rugby Club, equipo en el que militaba cuando recibió la primera llamada de la Selección Española. 

En su prolifera carrera, el que fuera tercera línea atesoró cinco Ligas, cuatro Copas del Rey y cuatro Supercopas, además de disfrutar de casi una cuarenta de internacionalidades.

De aquella cita, el asturiano recuerda sobre todo «el pitido final y la victoria». Uno y otro significaban que habían sido capaces de conseguir la clasificación de España para el mundial por primera vez en la historia. «Sabíamos que éramos superiores a Portugal porque veníamos de ganarle el año anterior», comenta Souto. Sin embargo, una prematura expulsión les complicó el partido. «Esa fue la épica, una expulsión a los veinte minutos hizo que todo fuera más complicado. Pero superamos los nervios y al final se logró la victoria», recuerda el ovetense.

Los miembros del equipo español en la cita mundialista de hace 19 años.
Los miembros del equipo español en la cita mundialista de hace 19 años.

Con el pitido final se desató la locura. «No te lo crees. Piensas si lo que ha ocurrido es verdad. Después te das cuenta que tocaba trabajar para estar dentro de la lista del mundial y es una motivación extra», hace hincapié.

Carlos Souto acudió a aquel mítico Campeonato del Mundo con una doble ilusión. Estar presente en la cita y además hacerlo junto a su hermano Sergio, que no estuvo convocado para los partidos de clasificación, pero sí para disputar el mundial. España, que llegó con el cartel de único equipo aficionado, quedó encuadrada en el Grupo A, junto a Escocia, Sudáfrica y Uruguay. «Jugar juntos contra Uruguay es algo que siempre recordamos, porque son momentos inolvidables», asegura el exjugador asturiano. 

La participación del conjunto español terminó, en el mítico estadio de Murrayfield, con el último partido de la fase de grupos frente a Escocia, en el que la diferencia entre las dos selecciones quedó plasmada en el resultado final (48-0). Previamente, el ‘XV del Oso’ se midió a Uruguay en el pequeño estadio de Netherdale. El resultado fue de 27-15 a favor de los sudamericano en un mal partido de España, que se resolvió en los minutos finales. La siguiente piedra de toque fue la selección de Sudáfrica entrenada por Nick Mallet de nuevo en Murrayfield, donde los Springsbooks no dieron ninguna opción a los españoles, que pese a todo cuajaron un buen partido obligando a Sudáfrica a esforzarse y perdiendo ‘solo’ por 47-3.

El Real Oviedo Rugby pierde la categoría

El Real Oviedo Rugby sumó un punto en su visita al líder, el Aparejadores de Burgos. Sin embargo, el punto obtenido por el Durango en su visita a Vigo y el casi seguro descenso de Getxo a la División de Honor B hacen que los carbayones desciendan de categoría. No obstante, los de Marcelo Chorny podrían librarse si el Aparejadores de Burgos consigue dar el salto a la élite. 

Para poder optar a esa carambola, el ‘XV del Oso’ deberá ganar al Campus de Vigo en la última jornada y esperar que el Durango pierda su partido contra el Zarautz. El hipotético ascenso del Burgos permitiría a los carbayones jugar la promoción por la permanencia.

Temas

Rugby

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos