A la conquista del Pirineo catalán

Pedro Cuenca y Pedro Bayón se han entrenado estos dos últimos meses en los picos asturianos.
Pedro Cuenca y Pedro Bayón se han entrenado estos dos últimos meses en los picos asturianos. / C. P.

Los deportistas avilesinos tendrán que superar una dura prueba en la que se alternan la carrera y la autosuficiencia con el objetivo de finalizarPedro Rodríguez Cuenca y Pedro Bayón participarán en un trail de 240 kilómetros en siete etapas

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

Dos veteranos deportistas, atletas en origen que han dejado la pista y el asfalto para decantarse por el trail, las carreras de montaña que hacen furor, afrontarán a partir del primer domingo de septiembre, el día 3, un reto de altura, y nunca mejor dicho. Pedro Rodríguez Cuenca y Pedro Bayón son dos de los cientos de participantes, mitad españoles, mitad extranjeros, de la segunda edición de la Pyrenees Stage Run.

Se trata de una prueba en la que además del factor deportivo puro y duro entra en juego la autosuficiencia, para superar una semana de competición con 240 kilómetros y 15.000 metros de desnivel positivo, y supervivencia nocturna en acampadas en las que un buen descanso y una correcta alimentación son factores determinantes para afrontar siete etapas a cada cual más dura.

«Es una oportunidad única para descubrir Los Pirineos desde una perspectiva diferente a la que están acostumbrados los corredores. Se trata de una aventura, en la que compartes todos los momentos con tu compañero o compañeros, ya que participan equipos de dos o tres corredores», dicen 'los Pedros' días antes de viajar para estar el sábado en la bienvenida de la organización en Ribes de Freser. Allí recibirán unas charlas sobre nutrición y la necesidad de elegir un buen calzado para prevenir futuras lesiones.

La que comienza el domingo será la segunda edición de la Pyrinees y en solo un año se ha colocado entre los diez mejores carreras por etapas del mundo, según el ranking elegido por la revista especializada Trail Run. No es de extrañar que, además del elenco español, estén inscritos atletas suecos, holandeses, austríacos, belgas, alemanes, polacos o canadienses.

Y nuestros dos protagonistas, que no tuvieron la seguridad de estar en la prueba por cuestiones económicas: «Hemos estado preparándonos específicamente para la PSR desde julio, aunque somos atletas de entrenamiento diario, no nos pusimos en serio con esto hasta cerrar todo el tema de ayudas e inscripción, ya que no sabíamos si podríamos ir». La búsqueda de apoyo financiero al final dio resultado: «Ha sido muy complicado, pero lo logramos, con un poco de nuestra parte, la ayuda de distribuidores y marcas deportivas, y sobre todo de los patrocinadores Huevos León y Mantenimiento Bioclimático».

Experto y novel

Pedro Cuenca y Pedro Bayón sacan tiempo para entrenar de done pueden. Uno lleva la tienda especializada en trail, Relieve Sport Running, y el otro regenta la carnicería La Solana: «Los fines de semana aprovechamos para poder entrenar juntos por las montañas asturianas, ya que nuestras obligaciones laborales nos impiden coincidir en horarios».

Cuenca es un atleta que acumula triunfos en su trayectoria, tanto antes en pista y asfalto, pero sobre todo en los trail, en los que lleva años compitiendo a nivel nacional y regional. Su compañero en la aventura pirenáica está casi empezando en esta especialidad: «Formo equipo con un corredor de asfalto de 1 hora y 18 segundos en media maratón y lo estoy metiendo de lleno en alta montaña, en la que solo había disputado tres carreras nada complicadas. Yo no suelo disputar estas carreras tan largas y por etapas, equipados en autosuficiencia, pero será una bonita experiencia en la que vamos a dar lo mejor».

Conociendo a Cuenca, el puesto final importa, pero en este caso un poco menos: «Estamos deseando empezar. Nuestro objetivo es poder concluir los siete días en un estado aceptable, convertirnos en finishers, vivir al máximo esta experiencia y saber que nos hemos entregado a fondo para estar cerca de los podios ante corredores muy expertos en este tipo de pruebas. Esperamos llevar el nombre de Avilés hasta cruzar el último arco de meta en el pueblo de Salardú».

Recorrido muy exigente

Allí esperan culminar la última se siete duras etapas que van desde los 47.5 kilómetros la más larga y 20 la más corta, superando los 2.000 metros de media diaria de altitud, con una etapa a 2.600 metros, y desniveles de 2.200. con 15.000 de desnivel positivo.

La espectacularidad de los paisajes es uno de los atractivos de esta dura prueba por el Pirineo catalán, en el que los corredores cruzarán cinco parques naturales en los que Pedro Rodríguez Cuenca y Pedro Bayón tratarán de dejar alto el pabellón avilesino. La recuperación del esfuerzo al final de las etapas será una de las claves para superar el reto.

Fotos

Vídeos