El K-4 de Craviotto se estrena con oro

Instante en el que la embarcación encabezada por Craviotto cruza la línea de meta, ayer, durante la final de K-4 500 de la I Copa del Mundo. / RFEP

La nueva embarcación encabezada por el palista ilerdense, afincado en Gijón, gana la prueba de 500 de la I Copa del Mundo

D. BUSTO GIJÓN.

Con tan solo un par de semanas de entrenamientos, el nuevo K-4 500 español ya carbura. Y lo hace a un ritmo imponente. La embarcación, compuesta por el ilerdense Saúl Craviotto -palista afincado en Gijón por motivos laborales-, el balear Marcus Cooper Walz y los gallegos Cristian Toro y Rodrigo Germade, logró ayer la medalla de oro en la I Copa del Mundo 2018 que se disputó en Szeged (Hungría).

El K-4 500 ha cumplido con las expectativas creadas en torno a la embarcación, que está integrada por tres campeones olímpicos y un campeón mundial. Ayer, los españoles realizaron una gran salida y se mantuvieron como líderes durante todo el recorrido hasta cruzar la línea de meta como vencedores, ante el delirio de los aficionados, volcados con las dos embarcaciones del equipo nacional húngaro y que finalmente completaron el podio, por detrás de los españoles.

Esta victoria ha sido un importante espaldarazo para la embarcación, que realiza buena parte de sus entrenamientos en el embalse de Trasona y que llegaba a esta cita en plena carga de trabajo. De hecho, sus principales objetivos serán el Europeo (que se desarrollará del 8 al 10 de junio) y el Mundial (del 22 al 26 de agosto), sin dejar de mirar un poco más allá: los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Con la victoria de ayer, Craviotto logró sumar su segunda medalla de oro en esta competición, después de la conseguida el pasado sábado en el K-2 200 con Toro.

Ayer, el gallego Roi Rodríguez ganó el K-1 500, Carlos Arévalo consiguió la plata en K-1 200 y Diego Romero el bronce, en C-1 5.000. Rodríguez lo logró en una regata muy rápida. El pontevedrés deleitó al público ofreciendo una mano a mano con el portugués Fernando Pimenta. Por su parte, Arévalo confirmó el gran momento que atraviesa con una espectacular actuación.

De esta forma, la Selección Española de piragüismo cerró su participación en la I Copa del Mundo 2018 con un total de ocho medallas, cuatro de oro, dos de plata y dos de bronce, en el arranque de las competiciones internacionales en la modalidad de esprint. España terminó al frente del medallero de primeros podios con cuatro oros, empatada con las potencias de Hungría y Nueva Zelanda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos