El deporte femenino asturiano toma la palabra

De izquierda a derecha, Alejandro Díaz Castaño, Jessica Alonso, Laura Gutiérrez y Marta González Piquero, ayer en Gijón-Sur. / JOAQUÍN PAÑEDA

Seis deportistas de alto nivel internacional advierten de que la mujer se equiparará al hombre en poco tiempo

J. L. C. GIJÓN.

Seis deportistas internacionales asturianas de alto nivel son protagonistas en el documental 'Deporte femenino' que se proyectó ayer en el centro municipal Gijón-Sur. La piragüista gijonesa Sara Ouzande, la jugadora lenense de hockey sobre patines Marta González Piquero, la jugadora gijonesa de balonmano Natalia Martínez, la atleta gijonesa Beatriz Álvarez, la jugadora gijonesa de baloncesto Candela Abejón y la futbolista ovetense Laura Gutiérrez coinciden en señalar que la mujer cobra cada día un papel más importante en la sociedad a través del deporte, aunque sus méritos no están aún equiparados a los de los hombres.

La presentación del acto corrió a cargo de Alejandro Díaz Castaño, director del Festival Internacional de Cine de Gijón, junto a Pablo Monella, autor del documental, y la medallista olímpica en balonmano Jessica Alonso, que hizo una pequeña introducción de la trayectoria de las seis deportista. La que fuera medalla de bronce en Londres 2012 destacó el papel de la mujer en el deporte a todos los niveles, «porque ya se ha visto en los dos últimos Juegos Olímpicos en los que la mayoría de los metales los consiguió el deporte femenino».

Aunque solo pudieron asistir a la puesta de largo de documental Laura Gutiérrez y Marta González Piquero, EL COMERCIO contactó con las seis protagonistas de la proyección para conocer su punto de vista. La palista Sara Ouzande (Gijón, 1996), campeona de España absoluta y con cinco medallas de plata en mundiales júnior como mayores logros, dijo que «hay temas que nos discriminan, pero creo que en unos años estaremos al mismo nivel».

Por su parte, Beatriz Álvarez (Gijón, 1994), medallista nacional en atletismo, señaló que «evidentemente tiene menos valor que el masculino y me gustaría que la gente lo viera de otra manera, pero cada día somos más importantes».

Mientras, Candela Abejón (Gijón, 1996), que juega en la Universidad de Carolina dentro de la NCCA, cree que «se equiparará en poco tiempo, porque hay muchos éxitos femeninos», aunque lo que más destaca es «el método de trabajo en las universidades americanas». Su sueño no es otro que llegar a lo más alto: jugar algún día en la WNBA.

La jugadora del Real Oviedo Laura Gutiérrez (Luanco, 2000), plata y bronce continental con la selección sub 17, comentó que «las mujeres hemos dado pasos firmes y no vamos a retroceder. Pronto tendremos un mejor reconocimiento».

Natalia Martínez (Gijón, 1996), internacional en todas las categorías, tiene claro que «seguimos en un plano secundario, pero en nuestro caso los logros de 'las guerreras' han relanzado el balonmano».

Por último, Marta Piquero (Pola de Lena, 1998), bicampeona mundial en hockey sobre patines, pone de relieve que «por suerte el deporte femenino está evolucionando y el hockey es muy atractivo, pero me gustaría que fuera olímpico. Tendría más ayudas».

Fotos

Vídeos