Un descenso del Sella que rompe barreras

Alicia Mas, José Ramón Tuero, Jóse Pérez y José Alberto Álvarez.
Alicia Mas, José Ramón Tuero, Jóse Pérez y José Alberto Álvarez.

El domingo, desde Arriondas, 135 deportistas discapacitados participarán en el XXIV Descenso del Sella Adaptado

P. A.

Un total de 135 deportistas con distintos grados de discapacidad física partirán desde Arriondas rumbo a Llovio, el próximo domingo a partir de las 10 horas, a bordo de sus piraguas en la XXIV edición del Descenso del Sella Adaptado.

Todos los participantes utilizarán piraguas K-2 especialmente adaptadas por la Escuela Asturiana de Piragüismo. En función del nivel de la lesión de cada uno de ellos se establecen dos categorías de competición, la A, que agrupa a los afectados por lesiones más leves, un total de 84 participantes; y la B, compuesta por 51 deportistas usuarios de silla de ruedas, especialmente lesionados medulares. De este último grupo hay un 18,60% más de inscritos respecto al año pasado. Durante el descenso, por razones de seguridad, cada embarcación está ocupada por una persona con discapacidad física y otra sin ella, pudiendo de todos modos ir dos discapacitados juntos, siempre y cuando su nivel de lesión lo permita.

La salida desde Arriondas dará comienzo al tramo no competitivo de unos once kilómetros. Entonces llegarán hasta la revuelta conocida como La Uña, a la altura de Llordón, lugar donde se realizará una parada técnica y avituallamiento. Después empezará la carrera oficial, de unos cinco kilómetros, que llevará a los deportistas hasta la meta, situada en el puente de Feve en Llovio, en Ribadesella. Tras el descenso, una flotilla de vehículos adaptados llevarán a los participantes a Arriondas, donde disfrutarán de la entrega de premios, una comida y un sorteo.

Fotos

Vídeos