Boxeo

Escolares en el ring

Nina Suárez, Roberto Iglesias y Aarón y Andrea Santurio, en el gimnasio Sanpar Box. / P. Citoula

Cuatro jóvenes asturianos aspiran a participar en el programa ‘Schoolboys Boxing’, en el que se tantea el nivel de las promesas

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

Parece que todavía están muy lejos, pero los Juegos Olímpicos de París 2024 y Los Ángeles 2028 se encuentran a la vuelta de hoja del calendario. Al menos así lo pueden pensar todos aquellos que desean prepararse con garantías para competir en ellos. Y la Federación Española de Boxeo ha querido sentar las bases cuanto antes para acudir a ambas citas con un sólido equipo de púgiles.

En este punto entra en juego el programa llamado ‘De París a Los Ángeles’, en el que cuatro jóvenes boxeadores asturianos aspiran a participar durante los próximos meses. De momento, NinaSuárez, AndreaSanturio, Aarón Santurio y Roberto Iglesias acudieron el pasado 30 de septiembre a la jornada inicial del citado programa junto a una treintena de jóvenes boxeadores procedentes de toda España. Los cuatro, pertenecientes al gimnasio Sanpar Box, esperan esta semana la decisión final de la Federación Española, que realizará una selección compuesta por niños y niñas de entre 11 y 14 años para realizar una serie de concentraciones en la Residencia Joaquín Blume de Madrid.

Con este proyecto, promovido también por el Consejo Superior de Deportes, se trata de equilibrar las fuerzas respecto a otros países europeos, en los que la edad para comenzar a competir en boxeo es de doce años, mientras que en España se empieza a los catorce. «Cuando los críos empiezan a competir con la selección, a lo mejor tienen diez combates de experiencia, pero los de Francia o Alemania, por ejemplo, pueden llegar a tener entre cuarenta y cincuenta», señala Andrés Santurio, entrenador en el SanparBox.

Será la primera vez que la Federación Española realice este tipo de concentraciones para tantear el nivel de los jóvenes púgiles en un formato de edad llamado ‘Schoolboys Boxing’. De esta forma, se seleccionarán a aquellos «con más iniciativa para ir a entrenar una semana al Centro de Alto Rendimiento, donde se trabajará con ellos para mejorar su técnica, sin dejar de lado los estudios», indica Andrés Santurio, al tiempo que añade que «es una manera de apostar por la base».

A la espera de la decisión final, en la que se anunciará el equipo inicial de diez púgiles, el simple hecho de haber estado en la jornada inaugural, en Madrid, fue toda una experiencia para los asturianos. Allí se encontraron con los boxeadores olímpicos Youba Sissokho y Samuel Carmona. «Os gustaría ser como ellos, pero aquí vais a entrenar para quitarles el puesto el día de mañana». Esas fueron las palabras de ánimo y motivación que el seleccionador nacional y director técnico, Rafael Lozano, les dio en su discurso de bienvenida.

Acicate para los jóvenes

«Regresaron a Gijón... que no entraban por la puerta», bromea Santurio, quien reconoce que sus jóvenes boxeadores «están motivados y nerviosísimos, y desde que fueron a Madrid se entrenan mucho mejor, más concentrados». El hecho de ver las instalaciones del CAR Joaquín Blume fue todo un acicate para ellos, ya que probaron de primera mano los rings en los que se ejercitan con frecuencia los deportistas olímpicos.

Un aspecto importante de estas concentraciones será el formativo, ya que los seleccionados pasarán en Madrid periodos de una semana y necesitarán el consentimiento de sus colegios, así como el ‘planning’ de las tareas diarias.

Los púgiles asturianos, junto a su entrenador, Andrés Santurio.

Andrés Santurio, prudente, pero optimista, confía en que alguno de sus pupilos sea seleccionado. «Los míos tienen opciones, porque llevan entrenándose desde pequeñinos», comenta. Con todo, esta selección, que previsiblemente será anunciada esta misma semana, no será definitiva, por lo que las puertas seguirán abiertas de cara al futuro, tanto para los que asistieron a la jornada inaugural como para los nuevos valores que, hasta la fecha, sueñan con emular a sus ídolos en unos Juegos que ya no parecen tan lejanos.

Fotos

Vídeos