«Escuchar que estábamos bien fue un gran alivio»

«Hemos tenido mucha suerte porque pudo ser muy grave», afirma Elba, una de las entrenadoras del equipo avilesino

N. GUTIÉRREZ AVILÉS.

«La sensación de alivio es lo primero que me viene a la cabeza del accidente. Nada más volcar y escuchar que todos estamos bien es lo mejor que te puede pasar en esas circunstancias, tuvimos mucha suerte porque las consecuencias pudieron ser muy graves». Son las palabras de Elba, entrenadora y palista en activo, que fue la última en ser dada de alta del equipo que el Fertiberia Atlética Avilesina desplazaba el pasado sábado a tierras castellanas para competir en dos regatas, en Valladolid el primer día y en Zamora el domingo.

Elba, de común acuerdo con sus compañeros accidentados, siete chicas y un chico, cinco de ellos mejores de edad, y con familiares, opta por preservar la identidad de los afectados, también a la hora de destacar sus resultados deportivos: «El susto ha sido muy grande y no queremos dar más detalles, solo agradecer el cariño que nos ha llegado del mundo del piragüismo, sobre todo la Federación Española, que tuvo a dos personas en todo momento a nuestro lado».

Elba confirma que «el remolque hizo un giro brusco y provocó que volcáramos por el costado izquierdo». Todos pensaron lo peor, pero «la furgoneta aguantó bien y ha sido fundamental que todos llevásemos el cinturón de seguridad puesto. Nos habíamos incorporado a la carretera un poco antes tras hacer una parada. Hemos tenido mucha suerte», recalca Elba, corverana de nacimiento, residente en Cangas de Onís desde hace un tiempo, y varios años palista de la Atlética, club en el que ejerce de entrenadora además de echarse al agua en determinadas competiciones.

Elba fue la única integrante de la expedición que hizo noche en Benavente en un hotel, tras ser dada de alta pasada la 1.30 de la madrugada del domingo a lunes. «Me daba pereza ponerme en camino a esas horas, y además aproveché para ver el estado en el que quedó el material, las piraguas y las palas. Tienen daños importantes, la K-4 ha quedado inservible prácticamente. El remolque nos han dicho que tiene arreglo, pero la furgoneta quedó destrozada». La entrenadora del Fertiberia Atlética, ya de regreso en Asturias, recalcaba que «es importante que estemos hablando de daños materiales, que siempre se pueden superar. Nosotros, más allá de hematomas, golpes y alguna herida, estamos bien. Eso es un alivio para lo que pudo ser».

Fotos

Vídeos