«En mi familia dan por hecho que haré el menú de Navidad»

Saúl Craviotto posa con una pala durante un acto promocional celebrado el jueves en Madrid. / EFE
Saúl Craviotto posa con una pala durante un acto promocional celebrado el jueves en Madrid. / EFE
Saúl Craviotto - Piragüista campeón olímpico

El catalán afincado en Gijón se encuentra en plena pretemporada tras una pausa competitiva de un año

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Nada más aterrizar en Asturias tras dos días cargados de actos en Madrid, Saúl Craviotto (Lérida, 1984) se plantó en el pantano de Trasona para subirse a la piragua. Con los Juegos de Tokio en un horizonte cada vez más cercano, el catalán afincado en Gijón ha aprendido a multiplicarse. La semana pasada completó el camino de Santiago en bicicleta, una vieja promesa pendiente desde su oro en Río. Ahora, en plena vorágine mediática por su participación en Masterchef Celebrity, Craviotto sorprende con la publicación de su primer libro: '4 años para 32 segundos'.

-Llevamos unas semanas conociendo su faceta como cocinero y ahora resulta que también escribe libros.

-Es un proyecto que tenía ganas de llevar a cabo. Mi entorno me animó. No es un libro de piragüismo ni autobiográfico. Lo que buscaba es algo más bien motivacional. Me baso en los tres pilares que me han llevado al éxito deportivo: el pilar físico, el pilar mental y el pilar social, que es un aspecto al que los deportistas muchas veces no le damos la importancia que creo que merece.

-¿Qué tal la experiencia con el folio en blanco?

-Bien, me ha llevado varios meses escribir el libro, casi un año. El Grupo Planeta me ha asesorado y ha hecho algunas correcciones porque yo no soy escritor, ni pretendo serlo. Era un mundo desconocido hasta ahora para mí y me han ayudado.

-La acogida está siendo positiva.

-Las críticas que estoy recibiendo en las redes sociales dicen que es muy fácil de leer y que les está gustando muchísimo. En el Grupo Planeta están alucinando. El libro se presentó el 18 de octubre y ya se ha agotado la primera edición. Es de los libros más vendidos ahora, aunque el tema de la tele está ayudando. El próximo libro será de cocina, ya le estamos dando vueltas.

-Por ese tema quería preguntarle. ¿Nota más popularidad ahora por concursar en Masterchef Celebrity que cuando volvió de Río con sus dos medallas?

-Es diferente. Ahora cada martes nos ven tres millones de personas y es un público completamente diferente. Desde niños hasta gente mayor. Sí noto que por la calle me reconocen bastante. No es algo que me dé rabia. Gracias a eso conocen mi deporte, mi trayectoria y estoy orgulloso. Es una experiencia brutal. Masterchef me ha dado unas amistades increíbles con cómicos, actores...

-Se comenta que sus compañeros piragüistas reclaman una comida cuanto antes para que demuestre lo que está aprendiendo.

-(Ríe) Hay mucho cachondeo. No dejan de pedirme que cocine para ellos. En mi familia dan por hecho que haré el menú de Navidad. Me va a tocar cocinar como nunca en mi vida, pero, bueno, hay que poner en práctica lo aprendido, sí.

-¿Ya ha incorporado el cachopo y la fabada a sus especialidades?

-El programa que se emite el martes está grabado en Avilés y toca la gastronomía asturiana. Me hace ilusión porque venir a tu tierra es bonito. Recomiendo a la gente que lo vea porque va a ser entretenido. Para mí fue muy especial y muy divertido el momento previo y el posterior, aunque cuando llegó la hora de cocinar ya había la tensión y los nervios de siempre.

-Precisamente los nervios y la tensión de la competición los ha dejado aparcados en los últimos meses. ¿Necesitaba una pausa deportiva para cargar las pilas?

-No era algo que me pidiera demasiado la cabeza. Yo tenía ganas e ilusión de seguir, pero, junto a mi entrenador, decidí que si había que descansar un año para oxigenarse era este. Cuadró que me ofrecieron participar en Masterchef y me vino muy bien para cambiar de ámbito, la verdad. Este mes hemos empezado la pretemporada y en marzo o abril retomaré la competición. Tengo unas ganas tremendas. Se me ha vuelto a despertar el ansia por competir.

-Este último año ha estado alejado de la competición, aunque sí participó junto a su padre en el Descenso del Sella.

-Fue uno de los días más especiales de mi carrera deportiva, un día redondo. Lo pasé genial y cumplí un sueño. Dar el pregón de una de las competiciones más reconocidas a nivel internacional es muy bonito.

Fotos

Vídeos