LUCHA

El 'gladiador' incombustible

Javier Iglesias, en la fila de abajo, en el centro, en el reciente homenaje que le hizo la lucha grupista y asturiana. / LLANES

Javier Iglesias ha dedicado más de 40 años al deporte de su vida desde el GrupoTras acumular grandes éxitos como luchador y técnico, preside ahora la Territorial, a la que ha dotado de amplia estructura

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Javier Iglesias (Gijón, 1957) lleva cerca de medio siglo sobre los tapices de lucha. Desde su etapa como competidor hasta la que vive ahora como presidente de la Federación del Principado, pasando por la de entrenador, ha triunfado plenamente en las diferentes facetas y se siente satisfecho por ello, porque además para él lo importante es el reconocimiento de su gente.

El Grupo Covadonga ha sido su casa desde que «decidí empezar a practicar este bonito deporte en 1974 con el ya fallecido entrenador Alfredo Toledo, que para la lucha en Asturias fue el gran referente en todos los sentidos tanto en la competición como en la docencia». Junto a Javier Iglesias surgió una generación de grandes 'gladiadores' como Vicente Sánchez, Secundino Álvarez y Miguel González, que marcaron una época en España con sus sonados triunfos.

Como luchador, logró varios títulos nacionales, lo que le sirvió para participar en numerosos torneos internacionales con el equipo nacional e incluso estuvo preseleccionado para ir a los Juegos Olímpicos de Seúl, de los que se quedó a las puertas. En este sentido, uno de sus más gratos recuerdos es que «íbamos a los campeonatos de España cuatro luchadores del Grupo y los cuatro traíamos medalla, algo complicado por aquel entonces».

Pasó varios años fuera de casa, en el CAR de San Cugat, donde se preparaba con gran intensidad en el equipo olímpico. «Era una gozada poder entrenar a esos niveles y viví con mucha ilusión esos momentos», matiza.

Desde 1981 se hizo cargo de la sección de lucha en el Grupo. Y sus éxitos como técnico fueron tan sonados o más que cuando se batía con gran coraje en la lona. Destaca la clasificación de su pupilo Bernardo Martínez para los Juegos Olímpicos de Barcelona, el único asturiano de la historia que lo consiguió en esta disciplina, y la participación de Luisma García en el Campeonato del Mundo júnior, sin olvidar la presencia de Jairo Rodríguez en los Titan Games y la de Lauren Atanes en los Juegos del Mediterráneo.

Iglesias se muestra feliz por todo ello y revela que «alterné muchos años la competición con el cargo de entrenador, algo que me dio grandes satisfacciones». Pero los que nunca olvidará este 'guerrero' de los tapices es «la experiencia en Barcelona 92 con Bernardo, que aún sigue allí al frente de un club de lucha».

Desde hace seis años, Javier Iglesias se encuentra al frente de la Federación del Principado y su mano se ha dejado notar de forma muy positiva. Su excelente trabajo se ha visto reflejado en todos los aspectos, con excelentes resultados y con la organización de numerosas competiciones nacionales. Las medallas internacionales han tenido su continuidad como cuando él se dejaba la piel en los tapices. Así, Luis Menéndez y David Fernández Rodríguez han logrado metales en las competiciones de mayor nivel mundial, representando al Grupo, a Asturias y a España. Pero no solo son deportistas, porque la lucha asturiana cuenta con entrenadores en la Federación Española como Fernando Robles y Felipe Sánchez.

Traer el Europeo de sambo

Asimismo, bajo su mandato, la Territorial posee en la actualidad una estructura amplia en sus diferentes estamentos. «Hemos organizado casi todos los años un campeonato de España, que no es fácil, y creamos el departamento de la mujer ante la violencia de género y otro departamento policial, por lo que la Federación está en constante movimiento y al día», explica. Otra de sus preocupaciones como responsable de la lucha en Asturias es que «se difunda nuestro deporte en el ámbito escolar con escuelas en todos los colegios gracias a las unidades didácticas que están en marcha», aunque también tiene como prioridad que «haya un buen ambiente entre los clubes, algo que precisamente no me encontré cuando llegué a la presidencia, pero estoy contento por el 'buen rollo' que hay».

Entre sus próximos proyectos figura traer a Gijón el Campeonato de Europa de sambo de 2019, aunque un año antes se celebrará el Campeonato de España. «Es un buen escaparate para nuestro deporte traer una competición tan relevante, que tenemos prácticamente concedida, por lo que pelearemos para que salga bien».

Javier Iglesias ha dedicado una vida a la lucha y aún se acerca al tapiz grupista cuando se lo permiten sus obligaciones para entrenarse todavía con entusiasmo. Pese a sus 60 años, no tiene problemas en enfundarse el maillot y calzarse las botas para disfrutar con los más jóvenes en el Grupo, que le premió recientemente por su trayectoria deportiva. En dicho acto no le fallaron los suyos, que le rindieron un cariñoso y merecido homenaje.

Fotos

Vídeos