El gran salto de la gimnasia

Una de las participantes en los torneos de Gijón. /DANIEL MORA
Una de las participantes en los torneos de Gijón. / DANIEL MORA

Asturias pone en liza a sus gimnastas más jóvenes con la celebración en Gijón de dos torneos nacionales

Dani Busto
DANI BUSTOGijón

Aros, cuerdas, pelotas, cintas y mazas volando por el aire o sostenidos de manera casi inverosímil con alguna parte del cuerpo. Asturias puso en liza a sus jóvenes talentos de la gimnasia rítmica el pasado fin de semana durante la celebración de los torneos nacionales Villa de Gijón y Villa de Jovellanos, organizados en el Palacio de Deportes de La Guía por la Agrupación Deportiva Gimnástica de Gijón y el Club Galaica, respectivamente.

En el 'Villa de Gijón', desarrollado a lo largo del sábado en una intensa jornada –que comenzó a las diez de la mañana–, participaron cerca de 160 gimnastas pertenecientes a una veintena de clubes, tanto del Principado como de otras regiones cercanas, como León, Cantabria y Galicia. El torneo fue una gran oportunidad para ver en acción a los nuevos valores de esta disciplina que exige muchas horas de entrenamiento. Desde prebenjamines hasta cadetes, los deportistas lucieron sus mejores galas en la pista central del Palacio, donde desarrollaron ejercicios de diferentes niveles de dificultad.

Este tipo de eventos, en los que participan gimnastas de otras regiones, permite a los clubes asturianos calibrar su nivel y prepararse para el Campeonato de España, una competición en la que el Principado peleará por auparse al podio de las medallas. «Nuestra región tiene músculo en esta disciplina, compite con otras también fuertes como la Comunidad Valenciana y Madrid», afirma José Luis Rodríguez, presidente de la Deportiva Gimnástica. De hecho, añade que, a pesar de que Asturias es una comunidad autónoma uniprovincial, «contamos con varios campeones nacionales en las modalidades de aparatos sueltos».

Además, aunque este deporte es practicado mayoritariamente por mujeres, también surge entre ellas algún chico que pelea por abrirse camino en la gimnasia rítmica. Un ejemplo de ellos es el alevín Jonathan Quintana, actual campeón de España masculino en la modalidad de manos libres de su categoría.

A pesar de que la gimnasia rítmica es un deporte que exige mucha dedicación, todavía necesita un mayor impulso para darse a conocer y destacar entre otras disciplinas. Una de las claves pasa, según apunta José Luis Rodríguez, por «organizar en Asturias más eventos de este tipo» y de esta forma «mostrar una buena base para que los más pequeños se pongan a prueba».

En el Villa de Gijón, las vencedoras de cada categoría fueron María González (Cadete Base); Pilar Martínez (Cadete Iniciación); Silvia Sarmento (Cadete Escolar); Zoe Muñiz (Infantil Debutantes); Fabiola Briz (Infantil Iniciación); Aitana Álvarez (Infantil Escolar); Esther Mañana (Alevín Federado manos libres); Marta Pérez (Alevín Federado con aparato); Claudia Alonso (Alevín Absoluto); Yanira Hevia (Alevín Escolar); Daniela Roces (Alevín Debutantes); Nerea Augusto (Alevín Base), y María García (Alevín Iniciación).

En las categorías más pequeñas vencieron Nikol Zhiokow (Benjamín Debutantes); Paula Rodríguez (General Benjamín); Nerea Castro (Benjamín Promoción); Paula Rodríguez (Benjamín Federado de manos libres y de pelota); Daniela Madera (Benjamín Escolar); Olaya Mejido (Prebenjamín Escolar); Mariela Calvo (Prebenjamín Base); Sara Loredo (Prebenjamín Iniciación), y Naiara Vázquez (Prebenjamín Debutantes).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos