Piragüismo

El K-4 de Hernanz y Cabañín alcanza la final de 1.000 metros en el Mundial de Esprint

D. BUSTO GIJÓN.

Asturias peleará por las medallas en la final de K4 1.000 metros del Campeonato del Mundo de Piragüismo de Esprint, que se disputa en la localidad checa de Racice. La embarcación del parragués Javier Hernanz, del maliayo Javier Cabañín y de los gallegos Óscar Carrera y Rubén Millán se adjudicó ayer la victoria en su eliminatoria de semifinales, en un regata de la que fueron claros dominadores.

La final de K-4 1.000 se disputará mañana, día en el que se clausura este Mundial.

Pero antes, la palista gijonesa del Gauzón de Luanco Sara Ouzande competirá hoy con su K-4 500 en semifinales junto a la balear Alicia Heredia, la ceutí Isabel Contreras y la vasca Begoña Lazkano por una plaza en la final de su categoría.

No pudo lograrlo, sin embargo, el asturiano David Fernández Marqués en C-1 500, quien finalizó quinto en su semifinal disputada ayer, por lo que deberá conformarse con tratar de lograr el mejor puesto posible en la final B.

Las seis embarcaciones españolas en final A que compiten hoy a lo largo del día son, en 1.000 metros, Francisco Cubelos-Iñigo Peña en K-2; y Roi Rodríguez en K-1. En 500 metros, Marcus Cooper Walz-Rodrigo Germade en K-2; y Patricia Coco-Adriana Paniagua en C-2. Y en 200 metros, el K-2 de Carlos Garrote-Cristian Toro y el C-1 de Sete Benavides.

Con una decena de embarcaciones clasificadas para la disputa de medallas, desde la Federación Española de Piragüismo se apuntó que «la selección consolida el potencial deportivo que ha exhibido en las competiciones internacionales en los últimos años».

Fotos

Vídeos