«Mi ilusión sería cumplir el cuarto de siglo jugando al voleibol», dice Ana Sánchez

Ana coloca el balón a las rematadoras en un partido de la presente temporada. /  PATRICIA BREGÓN
Ana coloca el balón a las rematadoras en un partido de la presente temporada. / PATRICIA BREGÓN

La jugadora de La Curtidora Universidad hace balance del curso y anuncia que en verano pasará por el quirófano por una aparatosa lesión en el hombro

SANTY MENOR AVILÉS.

Ana María Sánchez (Avilés, 1985) es una voz más que autorizada dentro de La Curtidora Universidad de Oviedo. Aunque como capitana ejerza su inseparable Patry, su veteranía la hace indispensable para Dani Berrio tanto dentro como fuera de la cancha. Tras unos años de impás, en los que los estudios y el trabajo la retuvieron en el segundo equipo, jugando por Asturias, lleva ya varias temporadas compitiendo de nuevo a nivel nacional y aportando toda su experiencia a las más jóvenes.

Finalizada la temporada, la avilesina hace balance del curso, reconociendo que «en lo colectivo ha sido una campaña bastante completa, en la que, como siempre en nuestro club, ha primado que la cantera comience a integrarse con el equipo senior. Este año contamos con mucha gente joven que sin ningún problema se adaptó a nuestra forma de trabajar en la pista y por ello logramos alcanzar un nivel de competición muy bueno que hemos mantenido hasta el final».

En ese sentido, «los resultados deportivos creo que han superado las expectativas iniciales y en gran parte se lo debemos al compromiso de las más pequeñas». En lo personal, Ana no oculta que «ha sido quizás la temporada más complicada para mí. Casi desde el inicio he arrastrado una lesión de hombro que me mantuvo a medio gas en los entrenamientos y partidos. Es duro tener que ver el juego desde fuera cuando las ganas te superan, pero traté de apoyar al equipo en todo lo que pude. Ahora tengo que pasar por el quirófano pero no veo el momento de volver a tocar un balón».

A cuestas con el hombro, Ana también ha tenido que seguir haciendo álgebra para compaginar deporte y trabajo. «Al igual que cuando era más joven, siempre encuentro la forma de no fallar a los entrenamientos sin dejar de lado mis estudios o ahora mi trabajo. A veces resulta algo complicado por las responsabilidades que vamos adquiriendo con el paso de los años, pero cuando tienes ilusión y disfrutas del voleibol, haces lo imposible por tener un rato libre para poder entrenar. Muchas veces cuando llega la hora de ir a los entrenamientos aún me queda trabajo por hacer que finalizo cuando salimos de Los Canapés, aunque me den las tantas delante del ordenador».

Con 24 años de voleibol a sus espaldas, la avilesina espera continuar jugando la próxima temporada. «Si todo sale bien con la operación de mi hombro, emplearé el verano para recuperarme y me haría muchísima ilusión poder cumplir el cuarto de siglo jugando».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos