Los más jóvenes se suman a la caña

Óscar Rodríguez da instrucciones a su hija Sara, en el coto de Trescares, en el río que divide Asturias y Cantabria./E. C.
Óscar Rodríguez da instrucciones a su hija Sara, en el coto de Trescares, en el río que divide Asturias y Cantabria. / E. C.

Los menores de 14 años podrán pescar en los cotos bajo la tutela de sus padres o un tutor al que se le adjudicará la captura

José Luis Calleja
JOSÉ LUIS CALLEJAGijón

La temporada de la pesca del salmón se abrirá mañana en Asturias tras el periodo de pesca sin muerte, que comenzó el tercer domingo de marzo, sin cambios sustanciales en la normativa. El que más llama la atención, sin lugar a dudas, es el hecho de que un menor podrá pescar acompañado de un tutor en los cotos. Pero en caso de que consiga echar a tierra el ejemplar le será adjudicado al cupo del titular de la reserva.

La medida ha sido vista con buen agrado por los miembros del colectivo, porque aparte de evitar suspicacias -en años anteriores se pusieron capturas a nombres de algunos familiares-, se asegura de alguna manera el relevo generacional.

EL COMERCIO contactó con algunos pescadores que suelen llevar a sus hijos al río y ahora lo podrán hacer de una forma más legal: con licencia y bajo su responsabilidad.

Las sagas más conocidas como los Molineros, los de la Pina y los Barqueron, en el Sella, así como los Cínicos, en el Cares, y los Calzones de Requejo, en el Narcea, han pasado la caña de padres a hijos, sin que en su infancia tuvieran licencia.

Antón Caldevilla, con su nieto Daniel, en El Brezu (Sella), es uno de los favoritos para el campanu.
Antón Caldevilla, con su nieto Daniel, en El Brezu (Sella), es uno de los favoritos para el campanu. / J. Llaca

La nueva norma permitirá a escolares acercarse al río. Pablo Fernández Tuya (Gijón, 1983), que es habitual del Cares, Narcea, Esva, Eo, irá con su hija Carmen de 5 años. «Me ayuda alguna vez con la caña y tiene mucha afición, por lo que la medida es acertada para fomentar la pesca entre los más jóvenes».

Por su parte, Óscar Rodríguez Fandiño (Vigo, 1976), que lleva casi veinte años residiendo en Gijón, suele ir a pescar acompañado de sus hijas Eva y Sara, de 11 y 9 años, respectivamente. «Es una forma de divertirse en el río y de que tengan los niños mayor interés por coger la caña, porque ahora con esta nueva norma crecerá la 'cantera'».

A José Manuel Mori 'el Marqués' le ha parecido una excelente idea la iniciativa de la Administración, «porque en el futuro habrá más jóvenes con la caña». El ribereño cangués se beneficiará del cambio para sus hisjos Mauro y Gustavo, de 10 y 7 años.

Del mismo modo, Antón Caldevilla, destacado ribereño del Sella, también aplaude la medida del Principado ahora que su nieto Daniel del Valle, de 19 años, tiene la posibilidad de pescar el campanu. «Ahora el relevo está asegurado, ya que esto valdrá para que los más jóvenes se acerquen al río», dice orgulloso.

La carrera por el primer salmón de la temporada, mañana desde las 7.15 horas, no será fácil, porque la lluvia de las últimas horas ha provocado riadas en los cauces del Sella y del Narcea de forma significativa.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos