Lejos del vértigo desde la línea de tres

Lejos del vértigo desde la línea de tres
Sara Fraile bota el balón en la línea de tiros libres . / LVA

La base avilesina Sara Fraile se hace importante en el Inmobiliaria Víctor Antuña Adba de Liga 2 a sus 16 años

SANTY MENOR AVILÉS.

Aunque en Avilés existe una muy buena cantera de baloncesto femenino y cada año despuntan jugadoras locales en las distintas selecciones asturianas, lo cierto es que, por distintos motivos, a la hora de dar el salto al baloncesto profesional la mayoría se quedan por el camino. Un ejemplo de lo contrario está siendo esta temporada Sara Fraile, base de dieciséis años de edad -en octubre cumplirá diecisiete- que se ha hecho contra pronóstico con un puesto en el quinteto titular del Inmobiliaria Víctor Antuña Adba.

La historia de la prometedora jugadora local está ligada al Colegio Paula Frassinetti, donde estudia y donde se inició en el mundo del baloncesto, antes de dar el salto en categoría cadete al Avilés Basket, donde militó las dos últimas temporadas. Habitual en las convocatorias de la selección asturiana desde alevines, sus grandes dotes llamaron la atención del Adba, que le hizo una oferta este verano para incorporarse al equipo. «Hablaron con mis padres y tras ver el proyecto deportivo que nos ofrecían nos animamos a cambiar», explica la joven promesa. Desde entonces, su precoz carrera no ha hecho más que crecer.

«En verano, Juanjo -García, entrenador del primer equipo- me comentó que quería que entrenara con el primer equipo y que posiblemente tendría algunos minutos en liga, pero por mi cabeza no pasaban más que tres o cuatro por partido. Nunca me imaginé que iba a jugar tanto como lo estoy haciendo esta temporada», asegura con inocencia. Su tranquilidad a la hora de distribuir el juego y su buena mano en el lanzamiento de tres aumentaron su protagonismo en el equipo, que se multiplicó con la lesión de la capitana del equipo, la cántabra Andrea Malanda.

«Aunque llevo jugando bastante desde el principio de la temporada, la lesión de Andrea, que juega en mi posición, me está permitiendo tener más minutos. Lógicamente está siendo un gran aprendizaje para mí con el que no contaba, pero nunca te alegra que se lesione una compañera». A pesar de la importancia que ha ido adquiriendo en el primer equipo, Sara no piensa sólo en Liga Femenina 2, algo que demuestra su humildad. «Ahora estoy centrada en conseguir la permanencia con el primer equipo, pero después, con el junior, también tenemos la opción de conseguir algo bonito esta temporada e iremos a por ello».

De cara a la salvación, la avilesina es optimista. «Despué de la victoria de Universidad contra Siglo dependemos de nosotras mismas y confío en el equipo. Nos quedan dos partidos muy importantes y pienso que tenemos equipo para conseguir el objetivo». De cara a la próxima temporada, Fraile asegura que no ha recibido ofertas, de tal manera que su objetivo a corto plazo es continuar en el Adba. «Estoy todavía en bachillerato y voy decidiendo temporada a temporada. De momento estoy muy a gusto en el Adba, tengo margen de crecimiento y lo normal es que siga aquí».

En el plano deportivo, la avilesina desgrana las diferencias de la Liga Femenina 2 con respecto a las categorías en las que había militado con anterioridad. «En junior el juego es más rápido, más libre. Las individualiades destacan mucho. En Liga 2 se practica un baloncesto mucho más táctico y tienes que estar mucho más pendiente de tu rival y no dejar huecos. Estoy aprendiendo muchísimo».

Aunque no oculta que «estar en el primer equipo implica más horas de entrenamiento y tengo que compaginarlo con los estudios, algo que no siempre es fácil», la joven jugadora no pierde un gramo de su ilusión por el baloncesto. «Por el momento estoy disfrutando mucho y ahora mismo sólo pienso en conseguir la permanencia con el primer equipo y ayudar también al junior».

Hasta la fecha, en su palmarés con la selección asturiana suma dos ascensos a especial, además de top15 en campeonatos de España. Ahora espera seguir ampliándolo en categoría junior... y sobre todo senior. Acostumbrada a jugar siempre con chicas de más edad, lo de este año en Liga 2 está siendo un máster impagable para una jugadora que no siente vértigo ni presión cuando salta a la cancha. Un talento muy difícil de encontrar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos