Descenso del Sella

«Llegamos bien, para dar la cara»

Álvaro Fernández Fiuza y Walter Bouzán, sobre la piragua durante uno de sus entrenamientos.
Álvaro Fernández Fiuza y Walter Bouzán, sobre la piragua durante uno de sus entrenamientos. / E. C.

Bouzán y Fiuza aspiran a sumar su octavo triunfo consecutivo en el Sella | «Los deberes están hechos y ahora queda por ver qué nota sacamos en el 'examen'», señalan ambos palistas

D. BUSTO GIJÓN.

Los deberes están hechos. Ahora queda por ver «qué nota sacamos en el 'examen'». Ambos coinciden en esa misma idea. Y tampoco pueden disimular las ganas que tienen de que llegue ya el momento de echarse al río. Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza defenderán su corona como vencedores del Descenso Internacional del Sella el próximo sábado, una competición que han ganado de forma consecutiva en las últimas siete ediciones, y que este año mantiene un importante abanico de aspirantes a intentar arrebatarles el trono sellero.

Los entrenamientos ¡esta semana son algo más ligeros para el riosellano y el pontevedrés (afincado en Oviedo), con vistas a reservar energías para la crono de mañana. Además, han tenido tiempo suficiente para preparar esta edición del Descenso y tratar de sumar su octavo triunfo consecutivo en este evento internacional. «Nos han respetado las lesiones, pudimos hacer una buena pretemporada y eso se ve reflejado en los entrenamientos, nos encontramos bastante bien», describe Fiuza. En este sentido, Bouzán cree que «llegamos bien, para disputar la competición y dar la cara», aunque advierte de que «el Sella tiene sus complicaciones y un percance puedes tenerlo en cualquier lado».

Precisamente en lo referente a solventar contratiempos, la dupla Bouzán-Fiuza tiene cierta experiencia. Todavía está reciente en el recuerdo su participación en el Europeo de maratón disputado en Portugal el mes pasado, cuando se rompió una de sus palas y volcaron cuando trataban después de coger material nuevo, aunque lograron finalizar la prueba en segunda posición. Con todo, el asturiano señala que en el Sella «el margen de maniobra el relativamente pequeño, la carrera dura poco más de una hora y se va a tope desde que se sale hasta que se llega».

Más noticias

La contrarreloj de mañana, aunque no será decisiva, sí servirá para comprobar el nivel de los aspirantes a la victoria y «hacerse una idea de cómo están» de energías. Con todo, hacer un buen papel en esta prueba clasificatoria será una de las claves, según apunta Fiuza. «Te puede dar cierta tranquilidad a la hora de tomar la salida, porque si quedas delante en la crono, vas a estar en el primer cepo el día de la carrera». Una vez en el agua, la estrategia dependerá «de cómo vayamos de sensaciones y del resto de rivales».

Ramillete de aspirantes

En ese ramillete de aspirantes se encuentran tanto K-2 veteranas como nuevas embarcaciones. Bouzán reconoce que ve «mucha gente que puede optar a dar mucha guerra». Julio Martínez y Julián Becerro, segundos la pasada edición, y los gallegos Brais Sánchez y Antonio Palmas, terceros, siempre están presentes en todo pronóstico; y también los asturianos Luis Amado Pérez y Miguel Llorens tratarán de dar un paso al frente.

Entre las nuevas parejas se encuentran Leonel Ramalho y Emilio Merchán, y también los asturianos Milín Llamedo y Emilio Llamedo. Del mismo modo, el Oviedo Kayak presentará varias K-2 muy competitivas y a tener en cuenta. «Hay entre seis y ocho embarcaciones que no sabría poner en orden», añade el palista riosellano, mientras que Fiuza advierte de que «debemos tenerlos a todos en cuenta para luego no llevar sustos», sin descartar tampoco que acuda alguna pareja extranjera de buen nivel.

Lo que parece claro, a la espera de que pueda llover esta semana, es que el Sella bajará con poco agua. «El río está bastante seco, además lleva bastante tiempo sin nieve en Picos, porque otros años todavía quedaba algo, pero en esta ocasión no», afirma Bouzán.

Fotos

Vídeos