Con la miel en los labios

Javi Hernanz y Cabañín al frente de la embarcación que finalizó cuarta en la final de ayer. / F:E.P.
Javi Hernanz y Cabañín al frente de la embarcación que finalizó cuarta en la final de ayer. / F:E.P.

La embarcación del K-4 1000 metros con los asturianos Hernanz y Cabañín finaliza cuarta

R. D. GIJÓN.

A un paso del podio se quedó ayer la embarcación del K-4 masculino en la prueba sobre mil metros integrada por los asturianos Javier Hernanz y Javier Cabañín junto a los gallegos Oscar Carrera y Rubén Millán en el Mundial de piragüismo que se ha celebrado en la localidad checa de Racice. Un resultado que, si bien los sitúa en la élite mundial deja al cuarteto un sabor amargo por quedarse tan cerca de subir al podio y conquistar una medalla tan ansiada. La piragua española invirtió 2minutos y 54 segundos en una prueba en la que se mantuvieron en todo momento muy cerca del grupo de cabeza formado por la vigente campeona olímpica de la prueba, Alemania, la subcampeona mundial, Hungría, y el siempre potente K4 de Australia que le antecedieron en la clasificación definitiva.

«Una vez más no hemos sabido aprovechar la oportunidad. Hubo tres mejores», aseguró el parragués Javi Hernanz al término de la prueba evidenciando su disgusto con el resultado definitivo al igual que ocurrió tras los Juegos Olímpicos de Río, prueba en la que finalizó en quinta posición, lejos de las aspiraciones con las que llega a la cita.

La otra representante asturiana en el último día de competición era Sara Ouzande se quedó muy lejos de los metales en la prueba del K-4 500 metros. La embarcación española ocupó el octavo lugar en lo que suponía la vuelta del equipo español a una final en esta disciplina olímpica.

Lo cierto es que España tiene muchos motivos para estar satisfecha a la hora de hacer balance. La selección nacional ha conseguido tres medallas (un oro y dos platas). La última presea se conquistó en la nueva prueba olímpica de K4 500 metros, con Carlos Garrote, Cristian Toro, Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade.

Precisamente fueron los cuatro palistas que habían ganado un día antes en K-2 200 y 500, respectivamente, las otras medallas de la delegación española.

El equipo nacional ha contado con 13 embarcaciones finalistas además de las tres que han competido en la distancia de 5.000 metros con la que ha concluido en Mundial 2017.

Fotos

Vídeos