«En la montaña eres un muñeco»

Aymar Navarro, en el Teatro Jovellanos, minutos antes de su charla, a la que acudió un gran número de aficionados. /  PURIFICACIÓN CITOULA
Aymar Navarro, en el Teatro Jovellanos, minutos antes de su charla, a la que acudió un gran número de aficionados. / PURIFICACIÓN CITOULA

Aymar Navarro, referente español del esquí extremo, una modalidad fuera de pista, protagoniza la segunda jornada de la Semana Internacional de Gijón

EDUARDO ALONSO GIJÓN.

Aymar Navarro, aranés de nacimiento, un pueblo pequeño situado a pocos kilómetros de la estación de esquí de Baqueira Beret, es de aquellos que no conocen lo que significa la palabra miedo. Fiel al esquí extremo, el freeride, una espectacular modalidad fuera de pista cuyo principal peligro son los aludes y de la cual es el principal referente español, ha consolidado su propio estilo, marcado por la valentía, el compromiso y la innovación. Su fórmula, ser consciente de que «eres un muñeco contra una montaña».

Y lo dice por experiencia propia. Porque él mismo lo vivió. Fue en 2013. Ocurrió cuando estuvo a punto de ser tragado por una avalancha durante el rodaje de un anuncio publicitario en el Tuc de Barlonguera del Valle de Arán. Le salvó un ABS, una mochila con airbag que al activarla mantiene el cuerpo en la superficie -«puedes llevar todo el material de seguridad que puedas, pero tampoco quiere decir que estés salvado al 100%», puntualiza-. Aquella tragedia, lejos de marcarle, le hizo, paradójicamente más popular que en toda su trayectoria anterior como esquiador. Navarro vivió para contarlo y aquel vídeo grabado desde un helicóptero con el máximo detalle y, al mismo tiempo, dramatismo, que permaneció un año en un cajón, confiesa Aymar, se convirtió en viral.

«Cuando vi el alud pensé que solo me quedaba rezar. Había hecho tres giros y de repente se agrietó la montaña, bajó una bola de nieve y empecé a dar vueltas», confesaba en una entrevista. «No podía hacer nada. Con todos esos kilos de nieve que bajaban y bajaban, solo podía esperar que pasara», explica Aymar, un tipo que pone el cuerpo y la mente al límite, lo que también le ha llevado a tener grandes satisfacciones.

«Puedes llevar todo el material de seguridad que puedas, pero no estás seguro al 100%

Vestido de manera informal, con una camisa y una camiseta deportivas, gorro rojo y un pantalón oscuro, Navarro, pionero de esta disciplina a la que tantos seguidores acompañan ahora, fue ayer el protagonista de la jornada de la Semana Internacional de Montaña de Gijón, que se celebra en el Teatro Jovellanos, con la organización de la Agrupación Montañera Astur Torrecerredo.

Desde las ocho de la tarde, el ilerdense compartió con los aficionados los detalles de sus dos trabajos de la última temporada: los documentales 'Ya más snowmads' -«un film de acción rodado en Grecia, un país en el que no pensaríamos que puede nevar, pero en el que nos cayó la mayor nevada de los últimos cincuenta años. Una combinación perfecta de tres semanas dentro de un camión convertido en habitáculo»- y 'South Lines 2017 -«la segunda parte de un trabajo anterior, con mayor calidad, en la que pisamos Chile, Argentina y los Andes, con aventura»-.

Pero, al margen de la aventura humana, los documentales, de gran calidad técnica, trasladaron a los aficionados asturianos, de la mano de sus protagonistas, a descensos míticos, salpicados de riesgos imprevistos. «La gente nos trata como locos, pero es una imagen bastante equivocada», hace hincapié minutos antes de subirse al escenario sobre una disciplina, el freeride, en la que no hay lugar para la duda y la improvisación. «Aunque parece que nos tiramos de cualquier lado, no es así. Lo tenemos estudiado, es fruto de una gran preparación», advierte quien, con dos años, sus padres ya le metían en la mochila portabebes cuando salían a esquiar, que, un año más tarde, ya bajaba sus primeras pistas, y que dedicó sus primeros recuerdos infantiles y adolescentes al esquí alpino, entre los que se entremezclan deporte y estudios.

Material de seguridad

«Pero acabé saturado». El deportista que había dejado de deslizarse por el esquí alpino desde su niñez dijo basta. Perdió la motivación, como él suele confesar. Y lo dejó. «Empecé con unos amigos a los que les gustaba el freeride. Con la técnica del alpino, se me daba medio bien. Y hasta ahora», reconoce quien se dedica a concienciar a los aficionados sobre el uso del material de seguridad.

Aymar Navarro se ha hecho un nombre dentro del freeride mundial. Primero se convirtió en el primer español en participar en el Campeonato del Mundial. Y, después, firmó un tercer puesto, tras una magistral actuación, en la primera prueba del Freeride World Tour, disputada en Vallnord-Ordino Arcalís a principios de año.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos