Mueren 15 miembros de un equipo de hockey en un accidente de tráfico en Canadá

Homenaje a las víctimas del accidente. /Kymber Rae (Efe)
Homenaje a las víctimas del accidente. / Kymber Rae (Efe)

El equipo, los Humboldt Broncos, jugaba en la liga junior y tenía jugadores de entre 16 y 21 años

COLPISA / AFPToronto

Canadá estaba en estado de shock tras la muerte este sábado de 15 personas en un choque entre un camión y el autobús de un equipo juvenil de hockey sobre hielo en una autopista de la provincia occidental de Saskatchewan, en un país donde este deporte es casi una religión.

La Policía Real Montada de Canadá (RCMP, policía federal) comunicó en la tarde sábado que el número de fallecidos había aumentado a 15, pero por el momento se niega por el momento a adelantar hipótesis sobre las causas del accidente.

Las imágenes tomadas por los testigos permitían imaginar la violencia del choque: los vehículos aparecían dados vuelta y destrozados en una intersección de la autopista 335, a mitad de camino entre las localidades de Tisdale y Nipawin. El autobús trasladaba al equipo de hockey juvenil Broncos de Humboldt -en el centro de la provincia- a un partido del torneo local. En total viajaban 29 personas, incluido el conductor. El semi-remolque se dirigía hacia el oeste y el autobús hacia el norte cuando chocaron, explicó Curtis Zablocki, comisario adjunto de la RCMP en Saskatchewan.

De los 29 ocupantes del autobús del equipo «15 fueron hospitalizados con diversas heridas, algunos en estado crítico», señaló el oficial en conferencia de prensa. Uno de ellos murió por la noche, aumentando a 15 la cifra de fallecidos.

El entrenador de los Broncos, Darcy Haugan, figura entre los fallecidos, según dijo su hermana a la televisión pública CBC, pero la Policía y el equipo aún no han comunicado la lista de víctimas. El equipo de los Broncos está compuesto por 24 jugadores de entre 16 y 21 años, todos canadienses. «Estamos estupefactos y conmocionados por la pérdida que cae sobre nosotros», declaró el presidente del equipo, Kevin Garinger, a CBC.

Según la prensa local, helicópteros con equipo médico fueron desplazados al lugar del accidente, unos 28 km al norte de Tisdale, una zona comercial en esta aislada región agrícola. Mientras, las autoridades de Salud de Saskatchewan indicaron en Twitter que recibieron «un número elevado» de heridos en los hospitales de Royal University y Saint Paul.

El primer ministro de Saskatchewan, Scott Moe, retuiteó una foto de un jugador sobreviviente, Derek Patter, en su lecho de hospital de la mano de otros dos heridos que yacían en sus camas, con la leyenda: «Saskatchewan, estos son nuestros muchachos». «Es una noche muy, muy triste y trágica para nuestra comunidad y para todas las familias de los jugadores», dijo por su parte a la CBC el alcalde de Humboldt, Rob Muench, en un centro de recreación de esta pequeña ciudad de 6.000 habitantes.

En este lugar, algunas decenas de personas cercanas al equipo y habitantes en general se reunieron a la espera de noticias de los jugadores. «Estoy aquí para ayudar», se leía en un sticker en la blusa de una mujer.

Los Broncos de Humboldt viajaban para liga de hockey juvenil de Saskatchewan, que es una fuente de jugadores para categorías enfrentarse contra los Nipawin Hawks por la superiores y en muchos casos van a equipos universitarios de Canadá y Estados Unidos o forman parte del torneo nacional.

«No me puedo imaginar lo que están pasando estos padres, mi corazón está con todos los afectados por esta terrible tragedia, en la comunidad de Humboldt y más allá», escribió en Twitter el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

El presidente estadounidense Donald Trump dijo que llamó a Trudeau «para expresar su respeto y condolencias a las familias de la terrible tragedia del equipo de Humboldt». En un comunicado, Hockey Canada se declaró «devastada» por la noticia. «Nuestra comunidad del hockey es una familia muy unida. Nos uniremos para respaldarnos unos a otros en los próximos días, mientras lloramos por las vidas perdidas, recordamos a los heridos y apoyamos aquéllos cuya vida ha cambiado para siempre con esta tragedia», dijo.

Una campaña de recolección de fondos fue lanzada de inmediato en Internet para ayudar a las víctimas y había ya recogido más de 800.000 dólares hacia las 20H00 GMT del sábado. «Toda mi vida he esperado cada viaje en autobús. Es un lugar donde los jugadores pueden olvidarse de lo que ocurre en el hielo. Esta noche mi corazón está con Humboldt», escribió en Twitter Steven Oleksy, defensa de los Anaheim Ducks.

Las familias de las víctimas fueron llevadas a una iglesia apostólica de Nipawin para recibir información y apoyo de las autoridades. «Algunas familias recibieron noticias y se reunieron con sus hijos, otros esperan saber si sus hijos están vivos», explicó el pastor Jordan Gadsby, quien indicó que cerca de un centenar de personas estaban en la iglesia, incluidos los padres y abuelos de los jugadores.

El trágico accidente recordó otro ocurrido también en Saskatchewan en diciembre de 1986, cuando fallecieron cuatro jugadores de Swift Current Broncos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos