El Proyecto Arca 2018 ya tiene su campanu

El ejemplar, en la cuba del centro ictiogénico de Quintana. /  E. C.
El ejemplar, en la cuba del centro ictiogénico de Quintana. / E. C.

Enrique Berrocal donó el primero de los salmones que se destinarán a la repoblación en el centro de la Asociación de Las Mestas en Quintana

J. L. C. GIJÓN.

El Proyecto Arca prosigue por cuarto año consecutivo como una iniciativa a favor de la protección del salmón. Nació en 2015 con el objetivo de conseguir un desove de ejemplares pescados a caña que son cedidos por pescadores que deciden sumarse incondicionalmente a esta iniciativa proteccionista.

Estas capturas, a las que no se les da muerte, son trasladadas de inmediato desde el río en una cuba habilitada para este propósito al centro ictiogénico que la Asociación de Pescadores Las Mestas del Narcea gestiona en Quintana (Pravia). Allí se mantienen en tanques acondicionados hasta la época de la reproducción, cercana al mes de diciembre. En dicho momento, se desovan forma artificial, bajo las condiciones que establece la Administración, y son devueltos al río.

Enrique Berrocal, presidente del colectivo, quiso predicar ayer con el ejemplo. Pescó a cebo natural un salmón de 8,5 kilos y 93 centímetros de longitud en el coto de La Tea, en el río Narcea, y no dudó en trasladarlo a la cuba ubicada en las instalaciones pravianas para que fuera el primero de esta temporada.

Berrocal explicó, en las instalaciones, que «el Proyecto Arca crece cada temporada y es una forma de ayudar a que mantengamos en buen número a esta especie en Asturias, que es el paraíso del salmón en España». Este ribereño tiene muy claro que «se trata de una forma de repoblación con los propios salmones que sale de nuestros ríos, que en caso contrario se matarían». Lo ideal para llevar a cabo el proceso es que tengan un buen peso y que sean hembras, como fue el caso de ayer.

El Proyecto Arca ha tenido una buena respuesta porque cada vez son más los pescadores que contribuyen al mismo. En su año de arranque fueron siete las capturas que se cedieron al centro situado en Quintana. En 2016 se trasladaron doce y el año pasado la cifra ascendió a diecisiete. Los números hablan por sí solos y Berrocal se muestra satisfecho por la gran colaboración con la que cuenta, pero sobre todo por la concienciación de algunos ribereños, «que saben que el salmón está en peligro y ceden en su egoísmo de llevárselo a casa».

La jornada de ayer se completó con dos capturas más en los ríos asturianos. El santanderino Eduardo Garmen Avendaño echó a tierra, a cebo natural, en el coto El Brezu del Sella, un ejemplar de 4,40 kilos y 75 centímetros de longitud.

En el Cares se llegó al sexto ejemplar de la temporada, que corrió a cargo de Leandro Carrio Cueto, de Linares (Proaza). El salmón, pescado a cebo natural en el coto de El Tilo, dio un peso de 4,7 kilos en centro de precintaje de Panes.

Hoy será día de veda en los ríos asturianos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos