El regreso a los valores de Dionisio

Las calles de Arriondas, abarrotadas durante el desfile.
Las calles de Arriondas, abarrotadas durante el desfile. / D. ARIENZA

La Asociación de Amigos del fundador confía en fomentar las actividades lúdico-festivas para toda la familia en torno al Descenso del Sella

DANI BUSTO GIJÓN.

Se trata de celebrar la fiesta de todos los asturianos y no tanto de disputar una competición anual. Ese fue siempre el deseo de Dionisio de la Huerta, fundador e impulsor del Descenso Internacional del Sella, la popular y multitudinaria fiesta de Les Piragües, y un objetivo marcado ahora en rojo por parte del Codis y de la Asociación de Amigos de Dionisio. Con la intención de recuperar aquel espíritu y esos valores, el comité organizador del evento confía en mejorar y ampliar en futuras ediciones las actividades lúdico-festivas para toda la familia que rodean al Descenso.

Este año ya se han dejado ver muestras de esta iniciativa. El desfile de Arriondas, previo al inicio de la competición, ha ganado peso en las últimas ediciones. Esto es debido, en buena parte, a la labor realizada por cuatro de las asociaciones culturales y folclóricas que participan: los Tritones, de Infiesto, los Selleros, de Arriondas, los Botijos, de Cangas de Onís, y la Entaina, de Ribadesella.

Desde la Asociación Amigos de Dionisio Huerta también se da importancia a estos prolegómenos. «La gente siempre lamentaba que el Sella duraba un solo día, pero resulta que no es así. Poco a poco se van sumando actividades y seguro que acabará siendo una fiesta que puede llegar a durar toda una semana», afirma Alberto Estrada, presidente de la asociación.

Como ejemplo, cabe destacar el descenso adaptado y pruebas como el Mini Sella, para los remeros más jóvenes, que reunió más de cuatrocientas piraguas. «Hay un montón de historias alrededor del Sella que benefician a todos», añade Estrada.

De cara al futuro, la Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta pretende impulsar el desfile sellero con la participación de los piragüistas que poco tiempo después tomarán la salida. «Tal vez no podamos contar en el desfile con los remeros que aspiran a ganar la carrera, pero sería muy vistoso si acudieran otros participantes, con los remos y sus camiseta», comenta Estrada. «Era una de las cosas más guapas que se veían antiguamente», añade.

Además, también se espera fomentar el uso de chalecos selleros, algo que siempre gustó a Dionisio de la Huerta.

Otro punto importante pasa por fomentar la diversión en familia. «Años atrás algunas familias dejaron de ir al Sella para no meterse en follones, pero sobre todo este último año se ha recuperado el buen ambiente, la gente puede ir sin problema», valora el presidente de la asociación.

Finalmente, una actividad muy aplaudida que el desde el Codis y la Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta desean mantener es la de la comida campestre en Campos de Oba (Llovio), impulsada por los ayuntamientos riosellano y parragués. «Los terrenos están arreglados y está espectacular para que los piragüistas se pasen allí toda la tarde», indica Alberto Estrada.

Fotos

Vídeos