El sueño de los Juegos Paralímpicos

Sergio Vaquero se lanza a la piscina del Santa Olaya, durante una sesión de entrenamiento. /  ARNALDO GARCÍA
Sergio Vaquero se lanza a la piscina del Santa Olaya, durante una sesión de entrenamiento. / ARNALDO GARCÍA

El olayista Sergio Vaquero en solo una temporada se ha convertido en un referente de la natación adaptada a escala nacional

CÉSAR SÁNCHEZ GIJÓN.

Sergio Vaquero (Gijón, 1999) comenzó a practicar natación como cualquier niño en Gijón en los cursos de iniciación y perfeccionamiento. Con los años, le cogió el gusto a la competición y entró en los equipos del Santa Olaya, que, afirma, «es casi como mi casa». «A veces paso más tiempo en el club y en la piscina que en mi domicilio», admite el gijonés.

Pero, pasado el tiempo, le detectaron algunos problemas físicos. Su tren inferior, en lo que se refiere a los pies, carece de la misma funcionalidad que el de sus compañeros. Pero esta adversidad no le alejo de la práctica de la natación. Todo lo contrario ya que para él deporte es casi un medio que le ayuda a superar las barreras: «La vida te pone obstáculos, pero hay que seguir adelante». «Cada día voy a la piscina a superar mis límites. Hay que ponerse una meta y tener un sueño e ir a por él», afirma, al tiempo que admite que «me siento afortunado de poder seguir haciendo deporte. Hay personas que, desgraciadamente, están peor que yo».

Pese a su discapacidad, sigue compitiendo en los campeonatos federados y se entrena a diario con su compañeros del Santa Olaya, que «es como una gran familia». «Cualquiera tiene un día malo y todos tiramos unos de otros», hace hincapié. «Estoy muy agradecido a Goyo García, mi entrenador, que siempre está ahí para ayudarme y poder compaginar los estudios con el deporte», añade.

Desde el pasado año compite en natación adaptada y no han tardado en llegar los resultados con un buen número de medallas en nacionales. Esta dedicación al deporte y sus éxitos también han tenido su recompensa ya que ha comenzado sus estudios de Enfermería, a los que ha accedido como deportista de alto rendimiento: «Me encanta la carrera que estudio. Me gusta ayudar a los demás y con estos estudios creo que podré hacerlo».

Entre las piscina y la facultad

Su vida discurre entre la facultad y los entrenamientos. También sale con su amigos, aunque la mayoría de su tiempo lo ocupan sus sesiones preparatorias, que realiza casi a diario. E incluso hay dos jornadas en las que compagina entrenamientos de mañana y de tarde. Reconoce que también le gustaría practicar otros deportes, pero, asume, «por mis problemas físicos no puedo».

A buen seguro que hay pocos nadadores con el nivel de compromiso de Sergio Vaquero, que sueña con ser convocado para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Aunque su próximo desafío ya ha comenzado: entrar en la convocatoria para el europeo de natación adaptada que se disputará el próximo agosto. Para ello deberá refrendar su título nacional en el Campeonato d e España que se disputará dentro de dos semanas en Castellón. También tendrá que realizar la mínima para ser convocado. «Desde ahora trataré de realizarla en cada prueba. Así, cuanto primero la acredite, antes me podré centrar en realizar una buena preparación», explica Sergio Vaquero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos