Ana Villanueva regresa a Gijón sin poder realizar la travesía del Río de la Plata

CÉSAR SÁNCHEZ GIJÓN.

Esa vez no pudo ser y Ana Villanueva, por primera vez desde que se propone acometer grandes retos acuáticos, no pudo superar su último desafío: la travesía del Río de la Plata, una de las pruebas más exigentes de la natación en aguas abiertas, que le obligaban a cubrir los 48 kilómetros que separan Colonia de Sacramento, en Uruguay, de Punta Lara, en Argentina. Y es que no es que a la gijonesa le abandonaran las fuerzas en las 15 horas previstas para realizar la travesía, sino que la mayor frustración para la nadadora grupista es que tras diez días de espera, las precepturas de Argentina y Uruguay, y la Cruz Roja no la autorizaron a realizar la prueba. El motivo no era el otro que el intenso viento y las malas condiciones del Río de la Plata para intentar cruzarlo nadando.

La dificultad de esta travesía se refleja en que en buenas condiciones, de las 130 personas que se han atrevido a superar esta prueba, solo 25 la han superado, por lo que con condiciones adversas parece imposible realizar la prueba con éxito.

Y es que desde la llegada a Argentina de Ana Villanueva todo auguraba un complicado desenlace, ya que la previsión de los organizadores de la prueba le dieron una demora de ocho días. Es decir, hasta este pasado sábado, cuando finalmente, se confirmó que era imposible intentar realizar esta travesía considera como una de las más exigente del calendario mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos