El Comercio

Las motos toman el Naranco

  • El alto ovetense será el escenario donde se disputará la primera edición de la Subida Ciudad de Oviedo para scooters y motos clásicas

La Subida al Naranco es popularmente conocida por las pruebas ciclistas que hacen cumbre en el alto ovetense, pero mañana serán otros vehículos de dos ruedas los que coronen el monte carbayón. El Club Pre68, en colaboración con el Automóvil Club Principado de Asturias, organiza la primera edición de la Subida Ciudad de Oviedo al Naranco para scooters y motos clásicas, anteriores a 1991.

La prueba de regularidad tendrá además un carácter de recorrido turístico, ya que los participantes afrontarán en dos ocasiones un trayecto competitivo, que se iniciará en el aparcamiento cercano al Centro Asturiano de Oviedo, hasta la base del Monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Tras cruzar la meta, los equipos disfrutarán de la belleza de la ciudad, al tener que completar un recorrido por los diferentes monumentos del Prerrománico que hay en la capital del Principado, como son San Miguel de Lillo, Fuente de Foncalada y San Julián de los Prados, lugares en los que se establecerán controles de paso en los que los pilotos deben sellar su tarjeta de participante.

Tras cumplir con esta segunda fase de la prueba, los participantes realizarán una segunda ascensión al Naranco, que, al igual que la primera, será en modalidad de regularidad, a una velocidad fija escogida por el participante, y que deberá estar comprendida entre los 30 y 40 kilómetros por hora.

A la finalización de la segunda ascensión se llevará a cabo un pícnic en la calle de Telesforo Cuevas, durante el cual tendrá lugar la entrega de premios.

En la modalidad de scooters existirán dos categorías, una para las motocicletas con tres velocidades y otra para las que dispongan de un mayor número de marchas. Para las motos clásicas se establecen tres categorías: hasta 125 c.c., entre 125 y 250 c.c., y la última para motos con una cilindrada superior a los 250 c.c.