El Comercio

Lorenzo es el más veloz en el adiós de Pedrosa

  • El piloto balear de Yamaha fue el mejor en unos entrenamientos en los que el catalán se rompió la clavícula tras sufrir una caída

Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) marcó las referencias en la jornada inaugural del Gran Premio de Japón de MotoGP en el circuito de Motegi, en el que el también español Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V) sufrió una fuerte caída en la que se fracturó la clavícula derecha y se ve obligado a regresar a España para ser intervenido quirúrgicamente. El suizo Thomas Luthi (Kalex) y el italiano Enea Bastianini (Honda) concluyeron el primer día al frente de sus respectivas categorías.

Mientras Lorenzo consiguió su mejor tiempo en la última vuelta, Pedrosa sufrió una espeluznante caída al volar por los aires en la curva once y golpearse con virulencia contra el suelo. Marc Márquez (Honda RC 213 V) se colocó líder en el quinto giro con un tiempo de 1.45.744, que ya resultó más rápido que el crono que hizo por la mañana, 1:46.031, cuando acabó por detrás del italiano Dovizioso y su Ducati Desmosedici GP16, que fue quien le desbancó de la primera posición (1:45.737).

Al final de los entrenamientos la situación varió, pues el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) se puso líder, aunque superado por Aleix Espargaró (Suzuki GSX-RR), y, posteriormente, por Andrea Dovizioso, Maverick Viñales (Suzuki GSX-RR), que se puso primero, con Marc Márquez, segundo.

Pero Jorge Lorenzo, en su última vuelta, los doblegó a todos, Rossi pasó del liderato a la séptima plaza, justo tras Aleix Espargaró, con su hermano Pol décimo, Álvaro Bautista (Aprilia RS-GP) en la duodécima plaza y Héctor Barberá (Ducati Desmosedici GP16) decimocuarto.

Barberá se estancó en el 1:46.8 que no pudo rebajar, por lo que deberá esforzarse hoy si quiere acabar más arriba en la clasificación.

El suizo Thomas Luthi (Kalex) ganó en Moto2 por delante del japonés Nakagami (Kalex) y el italiano Morbidelli (Kalex), en tanto que el español Alex Rins (Kalex), que lucha por el título mundial con el francés Johann Zarco (Kalex), hoy quinto, sufrió una caída que le dejó casi inédito en la segunda tanda.