El Comercio

Cuenta atrás para el Rallye de Avilés

Varios aficionados siguen las evoluciones de uno de los participantes durante el tramo de Corvera.
Varios aficionados siguen las evoluciones de uno de los participantes durante el tramo de Corvera. / SERGIO LÓPEZ
  • La carrera cumplirá el sábado cuarenta años con cuatro inscritos más que el año pasado, pese a disputarse lejos de la fecha veraniega habitual

  • La prueba local se prepara para el comienzo de una de las ediciones más especiales de su historia

Costó. No fue sencillo. Pero la cuadragésima edición del Rallye de Avilés de Vehículos Históricos ya está a la vuelta de la esquina. Por distintos motivos, la prueba no se pudo celebrar en julio, fecha habitual, por lo que noviembre será el mes encargado de acoger una edición más que especial, pues 2016 está siendo un año para el recuerdo dentro de la Escudería Avilesina.

Cuatro décadas al servicio del automovilismo local, regional y nacional propiciaron una entrega de insignias de oro que reunió en el Ayuntamiento de Avilés a todos los alcaldes de la ciudad desde 1976, así como también al presidente de la Federación Española Carlos Gracia. Hace escasas fechas, la Escudería recibió el Premio al Deporte LA VOZ DE AVILÉS, un galardón que sirvió para dar más lustre a un 2016 que se cerrará con una competición más que atractiva, pues Daniel Alonso podrá celebrar en su casa el Campeonato de España conseguido en la última prueba disputada, y la lista de inscritos supera en cuatro vehículos (de 54 a 58) la del pasado curso, pese a todo lo acontecido desde julio a nivel de fechas.

Fruto de este cambio de mes y también de estación, de verano a otoño, habrá modificaciones en los horarios para que todos los participantes disputen los tramos cronometrados entre la salida y la puesta del sol. Así, la competición arrancará el sábado a las 7.45 horas y la ceremonia de entrega de premios está fijada para las 18.15 en la Plaza de España, frente al Ayuntamiento de Avilés. La configuración general del rallye es similar al año pasado, con la realización de un reagrupamiento y una zona de asistencia en Piedras Blancas por la tarde. El resto de reagrupamientos y zonas de asistencia serán en Avilés, estando situada la oficina permanente en el polideportivo del Quirinal. Ante la falta de luz, el viernes no se podrá llevar a cabo la ceremonia de salida desde el Centro Niemeyer, algo habitual en las últimas ediciones.

También es novedad parte del recorrido. El rallye lo configuran cuatro tramos que se recorrerán dos veces cada uno. Los dos tramos de la mañana son los de El Montico-Villabona y Ferroñes- Corvera, especiales nuevas en su recorrido respecto al año pasado, ya que, aunque ambos conservan parte del trazado, son en sentido inverso. En el caso de El Montico-Villabona habrá una variación en su parte final, y en Ferroñes-Corvera ocurrirá lo propio en su parte inicial. Por la tarde, los participantes afrontarán las otras dos especiales, que en este caso coinciden con las del año pasado: La Lloba y Riberas-La Peral. En total serán 108,8 kilómetros muy exigentes para los competidores.

Otra de las novedades para esta especial edición es la puntuabilidad. Por primera vez, el Rallye de Avilés Histórico puntuará para la Challenge Solo-Escort, que está abierta solamente a vehículos Ford Escort en sus variantes MKI y MKII, vehículos muy espectaculares. Del mismo modo, la prueba sigue formando parte del Campeonato de España de velocidad y regularidad, así como también del Campeonato de Asturias de ambas categorías. Además, al ser la última prueba del campeonato nacional, la Federación Española aprovechará el acto de clausura del Rallye de Avilés, en la Plaza de España, para entregar sus distinciones a los ganadores de las distintas especialidades.

El piloto local Daniel Alonso (Ford Sierra Cosworth 4x4), hombre más laureado en la historia del Rallye de Avilés y ya campeón de España, al igual que la temporada pasada, en la categoría de velocidad, parte como favorito al triunfo, con Ander Arane y su Peugeot 309 GTI como principal rival.