El Comercio

Dovizioso vence en una carrera pasada por agua

  • El piloto italiano logra el segundo triunfo de su carrera en MotoGP al imponerse bajo unas condiciones extremas en Malasia

El italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP16) logró su primera victoria con Ducati y la segunda de su carrera deportiva en MotoGP al imponerse bajo unas condiciones extremas en el Gran Premio de Malasia de MotoGP que se disputó ayer en el circuito de Sepang.

Junto a Dovizioso en el podio estuvieron los dos pilotos oficiales de Yamaha, el italiano Valentino Rossi y el balear Jorge Lorenzo, por delante de un Héctor Barberá (Ducati Desmosedici) que logró una meritoria cuarta plaza, como destacable fue también la séptima de Álvaro Bautista (Aprilia RS-GP).

El catalán Marc Márquez (Repsol Honda), campeón del mundo matemáticamente de la categoría desde Japón, sufrió una caída cuando se encontraba en el grupo de cabeza, pero regresó a la prueba para finalizarla en la undécima posición.

Una intensa lluvia obligó a retrasar en dos ocasiones la salida de la carrera, que acabó viendo reducida su distancia en una vuelta, de veinte a diecinueve.

Un error de Valentino Rossi en la apurada de frenada de final de recta al comienzo del decimoquinto giro propició que Dovizioso se pusiese líder e incluso que lograse una ventaja en esa vuelta de poco más de dos segundos, que permitía al piloto de Ducati pensar en la victoria, en tanto Rossi daba muestras de conformarse con la segunda plaza para evitar una caída. Una vuelta más tarde Dovizioso ya tenía casi cuatro segundos sobre Rossi, clara muestra de que el de Yamaha había arrojado la toalla, mientras que Marc Márquez, en su remontada tras la caída, era decimotercero y aún llegó al undécimo lugar. No hubo variaciones hasta la bajada de la bandera de cuadros con la victoria de Dovizioso por delante de Rossi y Lorenzo.

El francés Johann Zarco (Kalex) consiguió proclamarse matemáticamente campeón del mundo al ganar la carrera de Moto2. El francés hizo valer su superioridad en la categoría para sentenciar con autoridad su segundo título mundial consecutivo de Moto2.

Bagnaia se llevó el triunfo en una caótica carrera de Moto3, muy accidentada. El piloto dio su segunda victoria del año a la marca india Mahindra, tras una carrera en la que siempre estuvo en la cabeza.