Álex Rins y Laia Sanz aceleran en Gijón

Álex Rins y Laia Sanz aceleran en Gijón
Laia Sanz, con Álex Rins, ayer, en el recinto de la Feria Internacional de Muestras. / AURELIO FLÓREZ

Ambos pilotos hicieron un paréntesis en sus respectivas carreras para acaparar el protagonismo de Gijón Motoweekend

J. L. CALLEJA GIJÓN.

Álex Rins (Barcelona, 1995) y Laia Sanz (Corbera de Llobregat, 1985) fueron el foco de atención en el certamen Gijón Motoweekend, que se celebra en el recinto de la Feria Internacional de Muestras. Ambas 'estrellas' de motociclismo mundial firmaron numerosos autógrafos y se dejaron fotografiar por cientos de aficionados y curiosos que no quisieron perderse la cita.

Rins se encuentra feliz por el momento que vive actualmente. «Este año estoy rodando mucho mejor que el anterior y tanto la moto como yo hemos dado un paso hacia adelante, sobre todo porque cuento con mayor experiencia voy más suelto y los resultados son óptimos».

Acaba de competir en Muguello y está satisfecho del papel que realizó el pasado domingo, «porque me vine con sensaciones muy positivas tras lograr un buen quinto puesto». Al mismo tiempo explica que «voy en una ascendente línea esta temporada y el premio al trabajo me está recompensando hasta el momento».

La prueba del Campeonato del Mundo que se celebró en Argentina va a quedar marcada en su carrera deportiva. «Fue la primera vez que hice podio en Moto GP en el Mundial y eso en la carrera de un motociclista es, por supuesto, algo que no se olvida».

Acaba de renovar con Suzuki hasta 2020 y asegura con satisfacción que «estoy muy cómodo y a gusto en el equipo, porque hay preparado un proyecto tremendamente atractivo y creo vamos a tener unos buenos años con excelentes resultados».

De Asturias, entre risas, dice que solo conozco a Fernando Alonso, pero ya veo que hay una gran afición a la moto. Se nota en el ambiente de este Gijón Motorweekend en el que estoy disfrutando».

Por su parte, Laia Sanz tiene un especial carisma. El hecho de ser una mujer que triunfa en el mundo del motor llama aún más la atención de los aficionados. La campeona del mundo de trial Enduro se ha convetido en una de las referencias del Dakar. Hasta el momento no ha hecho carreras importante, por lo que su mente se centra ya en la próxima edición de esta durísima carrera. «El próximo será en Perú y será bonito, porque vamos a tener mucha arena, que es lo que nos gusta a los pilotos». En una análisis más profundo sobre el Dakar 2019 asegura que «va a ser más corto de lo normal y a mí no me viene tan bien, aunque no sabemos el recorrido, pero tantos días en un mismo país».

Se rumorea que podría pasar de la moto al coche, aunque advierte de que «ojalá pueda hacer el cambio pronto, pero de momento seguiré sobre dos ruedas».

«Competí en Asturias en trial»

En 2015 fue 'top ten' en el Dakar y en este sentido asegura con rotundidad de que «volverá a ser el gran objetivo». Vino hace unos días de participar en el Erzberg Rodeo, la prueba más difícil de Enduro. De su experiencia relata que «solo hice el prólogo, pero el año que viene la intentaré acabar, que en caso de hacerlo sería la primera mujer».

Del trial dice que fue «mi mejor escuela» y sobre los asturianos Pablo Suárez y Rodrigo Marichal destaca que «lo están haciendo muy bien». Asimismo, comentó que «nunca me dio por dedicarme a la velocidad, pese a que me atrae y, por su puesto la valoro».

Recuerda que «competí en Asturias en trial hace muchos años en Pajares y es una tierra con tradición en la moto, algo que se puede comprobar en este Gijón Motorweekend, que tiene un gran ambiente».

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos