Bottas cierra el curso en lo más alto

Fernando Alonso se despide de Honda acabando dentro de los puntos en Abu Dabi y Carlos Sainz queda fuera de carrera

Sea por el cansancio acumulado, porque casi nadie se jugaba nada o porque, sencillamente, el circuito de Yas Marina no está diseñado ni mucho menos para beneficiar a los adelantamientos, el cierre de la temporada 2017 no estuvo a la altura de lo esperado. No hubo apenas emoción en las primeras vueltas, y no fue hasta las llegadas de las paradas en boxes cuando los bostezos pasaron a las cejas levantadas y de ahí, de nuevo, al progresivo sopor que dejó una prueba que se llevó Valtteri Bottas por delante de Lewis Hamilton y Sebastian Vettel.

No en vano, hasta las entradas en boxes no cambiaron las doce primeras posiciones de la carrera, lo que habla muy mal de la capacidad de esta Fórmula 1 para poner emoción en la última prueba del año en la que, potencialmente, se pueden estar disputando el título. Bottas sólo vio peligrar su victoria hacia el final de la carrera, cuando Lewis Hamilton se le acercó ligeramente hasta ponerse a distancia de DRS. Incluso, los más malpensados dirán que el campeón del mundo no apretó a su compañero para que se llevase un último baño de champán (en este caso, 'champín', ya que el alcohol está prohibido en Abu Dabi).

La falta de movimientos, la ausencia de Red Bull en la pelea con los de arriba (Daniel Ricciardo abandonó por un problema hidráulico y Verstappen estuvo desaparecido) y la soledad con la que se enfrentó Sebastian Vettel a la carrera hicieron que el subcampeonato, que ya tenía medio atado, se quedase definitivamente en su poder. Bottas fue nombrado el 'piloto del día' de la última carrera, en una prueba que deja más el sabor de boca de un consuelo que otra cosa. Su tercera victoria del año, casi 100 días después de la segunda, llegó en una prueba sin emoción y en la que queda la gran duda de si Hamilton se rindió o simplemente prefirió dejarlo estar. Quizá su único objetivo era, simplemente, puntuar y convertirse en el tercer piloto en la historia en completar una temporada completa de Fórmula 1 sumando en todas las carreras. Los otros fueron Fangio y Schumacher, casi nada. Cuando la pelea por el decimotercer puesto es lo que se lleva la atención de los realizadores, es que la carrera no es la que los espectadores hubieran esperado. Menos mal que ahí siempre están Fernando Alonso y Carlos Sainz, esta vez con Felipe Massa de invitado en su propia fiesta de despedida.

Alonso bate a Massa

Alonso afrontaba la carrera de Abu Dabi con un único objetivo: no abandonar. Después de 60 carreras soportando con más paciencia que el bíblico Job las continuas debacles de Honda, sólo quería acabar el año completando todas las vueltas y, si podía ser en los puntos, mejor. Para ello tuvo que vérselas con un piloto con el que ha compartido rivalidad, box, comidas y odios: Massa.

Como hace 15 días en Interlagos, la trasera del Williams se convirtió en la liebre a perseguir durante buena parte de la carrera en Yas Marina. El mayor rendimiento del monoplaza de Massa, gracias a un motor Mercedes muy superior, hizo casi imposible siquiera acercarse con opciones de adelantamiento, y Alonso se la tuvo que jugar en la gestión de neumáticos después de la parada en boxes. Cuando por fin cambiaron a los juegos de superblandos para el stint final, Alonso tiró de picardía y se deshizo del brasileño, que ya no pudo volver a cazarle. El ya expiloto de Fórmula 1 se despide de la competición con 269 Grandes Premios disputados, 11 victorias, 16 'poles', 15 vueltas rápidas, 41 podios, 42 abandonos y 1.167 puntos en su haber. El último, ayer.

A partir de ahí, todo parecía que iba a ser una lucha por los puntos entre los españoles, pero un viejo fantasma reapareció en el box de Renault. La lucha entre Renault, Toro Rosso y Haas por el sexto puesto de la clasificación del Mundial de constructores se decidió a favor de los de Enstone, gracias a la idéntica posición en la que acabó Nico Hülkenberg. No pudo aportar nada Carlos Sainz, esta vez no por su culpa, sino por un desafortunado mecánico. Como antaño, 'el tuercas' falló, y no colocó de manera correcta la rueda delantera izquierda y se vio forzado a adelantar. Por el camino, casi acaba contra el muro del túnel de salida de boxes. Un susto que deja con un sabor agridulce para la despedida de sus primeras cuatro carreras con Renault.

Cuando finalizó la carrera, la Fórmula 1 desveló su nuevo logotipo, que marca las líneas maestras de lo que pretende ser la competición: más dinámica, más visible y más joven. Ahora sólo falta que para la temporada 2018 lo consigan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos