Automovilismo

Fernando Alonso sale de Daytona con la mirada puesta en Le Mans

Fernando Alonso, tras abandonar la pista de Daytona. /Gerardo Mora (Efe)
Fernando Alonso, tras abandonar la pista de Daytona. / Gerardo Mora (Efe)

El asturiano sale del circuito de Florida reforzado deportivamente, a unos días de que se anuncien los pilotos que van a correr la mítica prueba en Francia

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Si bien no fue el resultado esperado (acabar 38º no entraba en sus planes), Fernando Alonso no sale de su aventura en Daytona descontento, ni mucho menos. El español se tomó la cita en el trazado de Florida como lo que, para él, era: la oportunidad de volver a lucirse en Estados Unidos y conocer desde dentro cómo es una carrera de resistencia al máximo nivel. No había otro objetivo que ese, ya que la victoria era un sueño habida cuenta de la superioridad que tienen los DPi sobre los LMP2, y la buena dosis de suerte que le faltó.

Aunque Alonso (y Norris, que se centrarán desde ya en la pretemporada de Fórmula 1 que está a punto de arrancar) contaba después de la carrera de este domingo sus sensaciones, que no podían ser más positivas. «Una de las mejores cosas fue sentirse competitivos», dijo. La frase no es baladí: Alonso lleva sintiéndose lastrado por un coche que no está a la altura de su calidad desde que aterrizó de nuevo en McLaren, por lo que todo lo que sea subirse a un coche que le permita estar peleando con los de arriba (sea para ganar, o sea para el podio), es buena noticia para él. Sin esos pinchazos y esos problemas de frenos, probablemente habría estado peleando por ese 'top 5' que esperaban. No en vano, el otro Ligier del equipo, el que pilotaron Bruno Senna, Will Owen, Paul di Resta y Hugo de Sadeleer, acabó en una cuarta posición que les supo a oro.

Pero más allá del resultado de este domingo, y de las sensaciones que obtuvo en la carrera en sí, la disputa de Daytona era para Alonso un ensayo general perfecto para la que puede ser su gran cita de 2018, muy por encima de cualquier carrera del calendario de Fórmula 1: las 24 horas de Le Mans. El día 9 de febrero, en París, el ACO y el WEC anunciarán qué pilotos y en qué coches competirán no sólo en el circuito de La Sarthe, sino en toda la 'supertemporada' que se alargará entre 2018 y 2019. Unos días antes, no obstante, ya se sabrá si Alonso vestirá de nuevo con los colores de Toyota. Se espera que la marca nipona envíe un comunicado y confirme, de esta manera, cuál será la alineación que va a desplegar en la gran cita de la resistencia, y que en los dos últimos años han rozado con las yemas de los dedos (especialmente en 2016, cuando rompieron siendo líder a falta de 10 minutos de llegar a la meta). Además, si se mantienen la tónica de los años anteriores, puede que Alonso también sea confirmado para las 6 horas de Spa, que se disputan el fin de semana del 5 de mayo, previo al Gran Premio de España de Fórmula 1.

Resistencia física

Uno de los grandes retos a los que tuvo que enfrentarse Fernando Alonso en Daytona fue el de hacer los relevos. Todos los pilotos confiesan que durante una carrera de estas características, en las que les toca hacer varias 'mini carreras' cada vez que se monta en el coche, es muy difícil dormir en condiciones. Algunos corredores ni siquiera se van al motorhome del equipo (los de Le Mans, especialmente los de los equipos potentes, son auténticos hoteles rodantes), sino que se buscan una esquina en el garaje para echar una cabezada y, al menos, relajar los músculos un poco.

Más información

Fue el propio Alonso quien enseñó a sus seguidores en Instagram cómo estaba. Unas notables ojeras delataban que esas «casi 8 horas» al volante del Ligier le habían pasado factura. El asturiano es un portento físico, ya que no sólo se cuida, sino que además lo hace por gusto. La bici y el gimnasio son dos elementos que le acompañan cada día, y ese fondo le ha servido para que la carrera en Daytona se le hiciera razonablemente menos pesada. Eso sí, el «tengo los músculos entumecidos» que confesó en su último informe grabado en la citada red social le delató.

Alonso demostró que en Le Mans podrá aguantar, aunque en junio ya lleve unos cuantos meses de trabajo en la Fórmula 1. El cansancio acumulado no será un problema añadido para el asturiano, y aunque el trazado francés es físicamente más duro que el norteamericano, el español estará a la altura. Si ya por participar habrá escrito una línea más en la historia del deporte español, si lo gana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos