fórmula 1

Red Bull fabrica el antídoto a Mercedes

El nuevo vehículo de Red Bull.
El nuevo vehículo de Red Bull. / Red Bull
  • Bajo una aparente sencillez, y con un vídeo más vistoso que informativo, Red Bull presenta el RB13 que pretende acabar con el reinado de Mercedes

La expectativa que había en el paddock de Montmeló para ver el Red Bull RB13 era inusitada. Después de que todos los candidatos al título mostrasen sus armas, algunos incluso en pista como es el caso del máximo favorito Mercedes, la última creación de Adrian Newey pretendía ser un antídoto perfecto en un año en el que la aerodinámica da un salto con respecto a lo visto en los últimos años.

Max Verstappen y Daniel Ricciardo montarán un monoplaza que ya ha dejado una imagen para hablar, y mucho, con expertos y fans de la ingeniería: una 'boca'. La apertura en el pico del RB13 ha sorprendido a propios y extraños, ya que servirá para reconducir el flujo de aire hacia el fondo del monoplaza como nadie había previsto. Desde el resto de despachos de los equipos ya están debatiendo sobre si esta solución es legal y, si lo es, cómo neutralizarla. La normativa es clara a este respecto: se permite una apertura de 1.500 milímetros cuadrados, siempre destinada a la refrigeración del piloto. Aquí es donde, posiblemente, en Red Bull han encontrado la zona gris de la norma donde quieren pescar el éxito.

Bajo una pintura mate similar a la del coche con el que ganaron dos carreras el año pasado, las sensaciones que transmite este monoplaza nacido de la mente de Adrian Newey es que es un lobo con piel de cordero. Aunque en un principio generó una cierta incertidumbre porque se esperaba una gran revolución, más allá de esa vistosa 'boca', el coche en sí es razonablemente sencillo de formas. La agresividad mostrada en Ferrari o McLaren desaparece en favor de líneas más limpias y rectas, aunque con un final del monoplaza mucho más estrecho y que apunta a tener ahí el alma real de su competitividad. Los deflectores laterales son muy sencillos y menos abruptos que en otros monoplazas y las tomas de aire son pequeñas pero no tan anchas como, por ejemplo, las del Ferrari.

No obstante, a diferencia del resto de coches, no han enseñado más que un vídeo y una imagen. Es el único de los 10 monoplazas de la parrilla que cerraron el domingo la sesión de trabajo sin facilitar una sola muestra del trabajo que han realizado durante todo el año pasado y los últimos meses para intentar frenar el reinado de Mercedes. Ese oscurantismo ha hecho levantar muchas cejas en el paddock de Montmeló: ¿es legal lo que han enseñado, se están escondiendo o, realmente, esperan dar tal sorpresa que no quieren mostrar sus cartas hasta el final?

Tanto Daniel Ricciardo como Max Verstappen apuntan a que, a diferencia de las primeras sensaciones que ha dejado, es muy agresivo comparado con el coche del año pasado. Si la unidad de potencia de Renault resulta más fuerte que la del año pasado, puede ser el gran monoplaza del 2017.

Temas