El Comercio

fórmula 1

El sueño americano de Alonso

video

Alonso camina por el circuito de Sochi. / Srdjan Suki (EFE)

  • El asturiano intentó correr las 24 horas de Le Mans en 2015 con Porsche

Fernando Alonso lleva tiempo tanteando otras competiciones. Una Fórmula 1 en la que no gana y en la que no se divierte (en este caso, concatenación sí puede implicar causalidad) le han llevado a viajar y conocer otro tipo de monoplazas. Del que más cerca ha estado siempre es el de los ‘sport prototipos’. El salto cualitativo que dio el Mundial de Resistencia, tanto en lo tecnológico como en lo deportivo, llamó la atención de un Alonso que ya intentó correr las 24 horas de Le Mans en 2015 con Porsche, pero que vio cómo su contrato con McLaren se lo impedía. El año anterior había dado el banderazo de salida de la mítica prueba en el circuito de La Sarthe.

En verano de 2016 viajó a Estados Unidos para conocer desde dentro una carrera de la Nascar. Acompañado por Tony Stewart, uno de los grandes del automovilismo norteamericano y en concreto de este certamen, vio desde dentro los entresijos de una forma distinta de entender el mundo del motor. El ‘veneno’ de la competición estadounidense le enganchó, y desde entonces ha viajado mucho más de seguido, y de incógnito, para conocerlo. En esos días, Chip Gannassi, uno de los ‘popes’ de las competiciones de coches en el nuevo continente, bromeaba incluso con que alguien le diera su teléfono a Alonso para intentar atraerle a la Indy.

Dos años después, verá cumplido su sueño. Alonso disputará las 500 Millas de Indianápolis como segundo paso para convertirse en el segundo piloto de la historia que logra la Triple Corona: el GP de Mónaco (lo ha ganado dos veces), las 500 Millas de Indianápolis y las 24 horas de Le Mans. Sólo Graham Hill, en 1965, lo logró.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate