Alonso, una pretemporada hercúlea a la altura del reto

Fernando Alonso observa con la visera de su caso levantada. /Afp
Fernando Alonso observa con la visera de su caso levantada. / Afp

El asturiano viaja este viernes a Woking para ver cómo va el nuevo McLaren, que se presenta la próxima semana

SÁNCHEZ DE CASTRO

Aunque parezca mentira por toda la frenética actividad que ha tenido desde que acabó la temporada 2017 de Fórmula 1, Fernando Alonso aún no ha empezado la campaña 2018. Dado que las 24 horas de Daytona fueron unos entrenamientos de lujo para la gran disputa de las 24 horas de Le Mans, y que realmente es este su gran reto para la próxima campaña, no será hasta la última semana de febrero cuando se suba por primera vez al McLaren MCL33 que estrenará motor Renault.

Alonso está deseando que empiece la acción de verdad. Aunque la cita en el circuito de Florida se la tomó muy en serio, como casi todo lo que hace en la vida, es muy consciente de que tiene por delante un reto sin igual. De 54 fines de semana que tiene el año, estará montado en un coche 28. Bien sea en el McLaren, bien en el Toyota, está claro que la preparación tanto física como mental es un elemento clave para esta campaña. Y, si los datos que ha compartido en Instagram son ciertos, no es nada presuntuoso afirmar que es una de las pretemporadas en las que más ha trabajado en su carrera deportiva.

1.820 kilómetros en bici, 437 kilómetros corriendo, 59 nadando, 60 horas de otros deportes, 30 en el karting y las ya citadas 24 horas de Daytona. Alonso, que siempre ha sido uno de los que más se ha preparado con respecto a sus compañeros, tiene claro que este año va a suponer un punto de inflexión con respecto a los anteriores en su carrera. La gran duda del rendimiento del McLaren con Renault, o si Toyota estará a la altura de las expectativas (son los grandes favoritos a todo) en el WEC, ocupan su mente. En cualquier caso, él tiene claro que no puede permitirse ni un despiste.

Este viernes le tocará pasarse por Woking. Como todos los pilotos, Alonso se hará un asiento a medida en el que se encajará durante todas las vueltas que dispute en el McLaren de esta temporada. El color del coche, probablemente naranja papaya como el que lució en las 500 Millas de Indianápolis en 2017, es quizá lo que menos le apetezca ver. Los datos del banco de pruebas son esperanzadores, y cualquier mejoría con respecto a lo que se ha vivido en estos años en Honda será bien recibida.

Más información

Alonso, McLaren y la nefasta pretemporada 2017 son los protagonistas de un documental que acaba de estrenarse en la plataforma ‘Amazon Prime’. Desde conatos de fuga masiva de ingenieros, hasta un temor serio de que fuera el piloto el que diera la espantada, en los cuatro capítulos se ve que el sufrimiento al que se vieron sometidos en este trienio nefasto ha sido mucho mayor de lo que públicamente se esperaban.

Reencuentros

Por eso, quizá más que en otros meses de enero, Alonso está deseando reencontrarse con su gente. Él y Vandoorne tienen el reto de mejorar los resultados del último año, algo relativamente sencillo habida cuenta de lo paupérrimo que resultó. «Han sido intensas semanas de preparación, con entrenamiento muy duro para la nueva temporada. Sólo falta una semana. El viernes voy a la fábrica para ver el nuevo coche. Una semana para la presentación del nuevo McLaren. Echo de menos a los chicos, a mi equipo de mecánicos e ingenieros. Estoy deseando verles el viernes. Estoy feliz y preparado al 100%. Espero que vosotros lo estéis también», relata Alonso en Instagram, a orillas de una playa aún enfundado en un maillot ciclista tras una buena tirada.

Antes de que llegue a Woking este viernes, Alonso y el resto del mundo ya habrán visto el primer coche de Fórmula 1 de 2018: el Williams FW41. El monoplaza que pilotarán Lance Stroll y el novato Sergey Sirotkin será el primero que vea la luz, para que después se presenten el Red Bull (19 de febrero), el Renault y el Sauber (20 de febrero), el Mercedes y el Ferrari (22 de febrero) y, finalmente, el suyo, el McLaren, que será el 23 de febrero. Y después, los test de Barcelona, divididos en dos tandas: del 26 de febrero al 1 de marzo, y del 6 al 9 de marzo. Sin descanso, a partir de ahí, hacia Australia, con los test de Toyota entremedias… En definitiva, Fernando Alonso tendrá una auténtica maratón en los próximos meses. Bien le vale haberse preparado como si de un héroe de Esparta se tratase.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos