Fórmula 1

Carlos Sainz ya hace sonreír a Alain Prost

Carlos Sainz (d), en el Circuito de las América, en Austin. /EFE
Carlos Sainz (d), en el Circuito de las América, en Austin. / EFE

El primer fin de semana del madrileño en Renault le granjea elogios masivos, tanto de sus jefes como de sus rivales, y augura éxitos en su nuevo equipo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Sólo una victoria o un podio habría sabido mejor en casa de los Sainz, el fin de semana vacía porque estaban todos en Austin. Carlos, al que ya se presentó el domingo con el apodo de su padre (‘El Matador’), consiguió un séptimo puesto que, así en frío, puede saber ligeramente a poco. Pero el contexto en el que lo cosechó, cómo lo hizo y lo que generó, dice mucho y muy bien del joven piloto español.

La sonrisa de satisfacción de Alain Prost mientras veía a Sainz adelantar a Sergio Pérez en las ‘S’ lo dice todo. No es el elogio de un cualquiera, sino del hombre que se miró, y ganó en varias ocasiones, al mismísimo Ayrton Senna. ‘El Profesor’ le puso con esa sonrisa un notable, que no un sobresaliente, porque sabe que aún puede dar más. Después de la carrera del GP de Estados Unidos, en una mesa con seis títulos mundiales, departían el propio Prost con Carlos Sainz Cenamor. Pocos pilotos de automovilismo con más capacidad para el análisis de otro como los otrora campeones de Fórmula 1 y rallies. En esa pequeña charla estaban cuando llegó Carlos Sainz, el hijo, a saludar a sus padres y a su ‘jefe’.

Aunque Prost no tiene un cargo ejecutivo como tal en Renault, sí tiene un papel de asesor. Todo lo que reciba el OK del francés será tenido en cuenta por los responsables con voz y voto en la escudería. Por eso, que Sainz haga sonreír al tetracampeón no es sino una buenísima noticia de la que se puede sentir orgulloso el ya excorredor de Toro Rosso.

En un elocuente plural mayestático muy elocuente, Prost expresaba la satisfacción del equipo. «Estamos todos muy contentos, no sólo por el resultado, sino por la forma en la que ha gestionado todo el fin de semana. Hemos tomado la decisión adecuada y lo de hoy es un buen ejemplo», decía a los micrófonos de Movistar+. «Lo de Carlos ha sido impresionante», señalaba el mítico piloto francés. Recibir esas palabras del mismísimo Prost no lo ha conseguido mucha gente.

Cyril Abiteboul, el jefe de Renault, se queda con la reacción de Sainz ante las adversidades. Después de un inicio complicado, en el que perdió un par de posiciones (más por temor a pifiarla en su primera salida de amarillo que otra cosa), después supo sacar la agresividad necesaria para conseguir el séptimo puesto. «Llegó extremadamente motivado y muy preparado a un equipo también listo. Ha sido agresivo, pero también muy inteligente y ha podido recuperarse con grandes acciones al volante», elogiaba el dirigente francés.

Los puntos de Sainz, además de ser útiles para él, lo son para Renault. El equipo galo se encuentra en plena lucha con Haas, Toro Rosso y Williams por el quinto puesto de la clasificación de constructores. No es nada desdeñable que Sainz sumase seis puntos en Austin, ya que le dio para adelantar a Haas y quedarse a siete puntos de Toro Rosso. Si en la próxima cita Nico Hülkenberg y Carlos Sainz pueden acabar ambos en el ‘top 10’ -en Estados Unidos el alemán rompió-, el gran objetivo del equipo se habrá cumplido y, con ello quedará justificado haber adelantado la incorporación del español al equipo unos meses.

Margen de mejora

La sensación general con la que salió Carlos Sainz del ‘paddock’ de Austin era de satisfacción, pero también con cierto regusto de que se le quedaba corto el resultado. A diferencia del Toro Rosso, un monoplaza que conocía a la perfección, el Renault es un coche con el que el madrileño se siente mucho más a gusto, que le da para estirar más y forzar un poco más su conducción. Sin haber hecho test previos a los libres del viernes, Sainz ya demostró que el RS17 puede dar mucho de sí. Si la suerte le acompaña, y las manos las pone él mismo, no sería descabellado que pisase un ‘top 5’, a poco que los seis ‘bichos’ de arriba fallen.

El margen que tiene para mejorar es muy amplio. Sainz sabe que ha dado un salto de calidad, y por eso asume la responsabilidad con gusto, sin miedo a que le pueda la presión. Ahora ya se ha quitado de encima las miradas inquisitivas, casi hirientes, de los responsables de Red Bull, siempre encima de él. La disciplina del equipo Renault es muy distinta, y si demuestra que puede ser considerado el primer piloto, no habrá problema en que le den esos galones. De momento, pese a haberse subido al avión en marcha, el aterrizaje ha sido más que bueno.

Fotos

Vídeos