Futuro

Se cierran las opciones de Alonso

Fernando Alonso en el Gran Premio de Austria. / EFE

El asturiano tiene pocas alternativas para seguir en Fórmula 1, una vez que en Ferrari han confirmado que no quieren su regreso y en Mercedes se muestran reticentes

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Fernando Alonso se va a poner en modo reflexivo en breve. El piloto español, cuando se disputen los Grandes Premios de Gran Bretaña y Hungría, tendrá que decidir qué hace con su futuro, cerrar las negociaciones que tiene abiertas y confirmarle, primero a McLaren y después al resto, cuáles son sus planes para 2018.

Pese a lo que muchos de sus aficionados creen, no hay mucho donde elegir. Fernando Alonso ya no es un plato tan apetecible para los equipos de Fórmula 1, conocedores de que todo el talento, calidad y capacidad de trabajo que tiene el piloto español es directamente proporcional al nivel de exigencia y tensión que exige a sus mecánicos. En Ferrari aún tienen muy presentes las quejas constantes y declaraciones amargas a la prensa cuando se vio superado en los cinco años en los que estuvo vestido de rojo. Por eso, Sergio Marchionne, el 'capo' de Ferrari, cerró claramente la puerta de vuelta a Alonso (y a Verstappen).

«No estamos interesados en Alonso, ni tampoco hemos hablado con Red Bull por Verstappen», afirma, sin ambages. ¿Le convendría a Alonso ser compañero de Vettel? Sin duda, sería una pareja explosiva: de antiguos rivales, a compañeros. y rivales. No obstante, el español dejó mucha tierra quemada atrás. En Maranello, desde un principio, celebraron de manera mayoritaria la marcha del español de sus filas, porque entendían que, como en los matrimonios rotos, la relación ya no tenía vuelta atrás.

En Mercedes tampoco están muy por la labor de meter a una fiera en casa de otra. Valtteri Bottas, sin hacer ruido, se está ganando el cariño y sobre todo el respeto de sus jefes y miembros del equipo. Lewis Hamilton ha encontrado en el finlandés un piloto noble, que no le va a poner en duda (de momento) el puesto de mando y que funciona a la perfección cuando se le requiere. Así lo demostró en Bakú, sosteniendo a Vettel cuando debía y logrando una victoria de prestigio, de las que pueden inclinar la balanza a favor o en contra en una negociación contractual.

Tanto Vettel como Hamilton respondieron a la pregunta de si querían a Alonso de compañeros, y ambos, entre lo políticamente correcto, y lo que realmente opinan, declinaron esa opción. Ambos, uno por tenerle de rival y otro por tenerle de compañero, saben muy bien que Alonso es el mejor en el campo de batalla psicológico, y que no es un partener nada cómodo en pista.

El triángulo McLaren-Honda-Mercedes

Así, con las puertas cerradas de Ferrari y Mercedes, a Alonso le quedan sólo dos opciones en la Fórmula 1: seguir en McLaren o irse a Renault. La posibilidad de regresar a Enstone está sobre la mesa, pero significaría otro año en blanco en términos de posibilidades al título. El equipo francés no está en condiciones de batir, ni mucho menos, a los Mercedes, los Ferrari o los Red Bull, siquiera. La figura de Alonso pasaría la de ser un piloto desarrollador de lujo, una de sus mejores facetas, para convertir en 2020 a la escuadra del rombo en un equipo campeón.

Para que Alonso se quede en McLaren, tiene que salir Honda. Tanto en Woking como en la mente del español tienen claro que las eternas promesas de los japoneses no cumplen, ni mucho menos, con lo previsto. Por eso, Alonso está a la expectativa de lo que ocurra en las llamadas incesantes que están haciéndose a tres bandas entre la propia McLaren, Honda y Mercedes. Es casi como un chiste: si los ingleses se divorcian de los japoneses para casarse con los alemanes, el español puede quedarse con ellos.

No es una negociación fácil. McLaren tiene que asegurarse una ruptura mínimamente dolorosa para sus arcas, ya que la cláusula de rescisión de Honda no es barata, y además debe tener en cuenta que los emolumentos que pide Alonso no son pequeños, ni mucho menos. Volver con Mercedes les daría algo de estabilidad y sobre todo un coche más potente para contentar al español, que aunque no consiga el título, no será porque está peleando por los últimos puestos.

Lo que está bien claro para Alonso es que no quiere que su nombre siga estando al lado de estadísticas negativas. La última: es el piloto que menos vueltas ha completado en este 2017 a estas alturas. El dato es demoledor: este ya es el peor arranque de su carrera deportiva en términos de abandonos, seis, sólo dos menos que 2015, una temporada en la que se quedó fuera en ocho carreras.

Fotos

Vídeos