FÓRMULA-1

Fernando Alonso regresa a Mónaco

Tras perdérselo por la disputa de las 500 Millas de Indianápolis en 2017, el asturiano vuelve al trazado monegasco

D. S. DE CASTRO

A quien se le pregunte por un gran premio de Fórmula-1, aunque no le guste esta competición, seguro que dirá entre los primeros que recuerda el de Mónaco. El circuito urbano de Montecarlo es el culmen de todo aquello que el 'gran circo' quiere representar: glamour, velocidad, fiesta. No en vano, pese a que con los estándares actuales de seguridad en la mano se levantarían muchas ampollas al revisar el trazado, todos los pilotos tienen claro que esta es una de las citas donde más se disfruta.

Esta vez contará con la parrilla al completo. Algo que antaño era una obviedad, el año pasado no se cumplió por esa aventura de Fernando Alonso de disputar las 500 Millas de Indianápolis que, como en 2017, también coincidirán este año con la cita monegasca de F-1. Esta temporada, no obstante, las sensaciones son radicalmente distintas a las pasadas. El asturiano no tiene que elegir entre sus dos programas de competición, ya que compagina la disputa del Mundial de Resistencia con la Fórmula-1 sin que coincidan. Además, en McLaren ya no son ese equipo que pelea por acabar la carrera, sino que desde principio de temporada se han convertido en uno de los que nunca ha acabado fuera de los puntos. Fernando Alonso es, junto a los candidatos al título Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, el único que ha puntuado en todas las carreras de 2018.

Neumático hiperblando

Mónaco, sin embargo, será un reto. Los muros entre las estrechas calles penalizan con un abandono prácticamente seguro si un piloto se sale de pista. Sólo la entrada a la iglesia de Santa Devota da una segunda oportunidad, y no siempre. La zona de la piscina, la chicane que forman las curvas 13 y 14 donde los pilotos pasan sobre los 260 km/h es, posiblemente, el punto más crítico del trazado, si bien no es ni mucho menos el único.

Por eso, y por mucho más, Alonso, como todos, está deseando ponerse al volante de su monoplaza hoy para los libres. «Conocemos nuestras limitaciones y un circuito tan lento como este requiere de una puesta a punto completamente única», avisó el asturiano.

Mónaco también servirá para el debut en carrera del ansiado neumático hiperblando de Pirelli. Se espera que se pueda batir el récord del circuito gracias a este compuesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos