Mundial

Sainz-Renault, acuerdo inminente

El piloto madrileño Carlos Sainz.
El piloto madrileño Carlos Sainz. / EFE

El madrileño fichará por el equipo francés e incluso ya le colocan con opciones de debutar en el GP de Malasia en sustitución de Jolyon Palmer

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Los días de Carlos Sainz defendiendo los colores de Red Bull (o su filial Toro Rosso) están cerca de acabar. El piloto madrileño y Renault han llegado a un acuerdo para que se incorpore de manera inmediata a la escuadra francesa y, según avanza Motorsport.com, su aterrizaje en el equipo de Enstone puede producirse casi de manera inmediata. El citado medio afirma que el madrileño tiene la posibilidad de debutar en el GP de Malasia sustituyendo a Jolyon Palmer, cuyo ridículo rendimiento (no ha puntuado, frente a los 34 que ha sumado su compañero Nico Hulkenberg) le han colocado en la picota.

Sainz encuentra así la salida a una situación deportiva muy compleja, y que tiene derivaciones en varios actores de la actual Fórmula 1. El español se había quedado encallado en Toro Rosso, sin opciones de ascenso al equipo Red Bull, y sin posibilidad de salir debido al contrato que les vinculaba. A sabiendas de que es su mejor piloto a medio plazo (Kvyat está prácticamente desahuciado), los responsables de la estructura han frenado todo lo posible su marcha. Sainz ya lo veía venir el año pasado, cuando empezó a negociar con Renault, entre otros, para irse.

Sin embargo, ha encontrado una puerta abierta, irónicamente, gracias en parte a Fernando Alonso y a la paupérrima situación que pasa McLaren. La escudería británica ha presionado todo lo que ha podido y más para que Honda encontrara un equipo al que suministrar motores en 2018, ya que con ellos no querían seguir. Toro Rosso se convirtió en una opción muy apetecible para los nipones, toda vez que de manera paralela Renault (motorista de Red Bull y de Toro Rosso) era el gran objetivo de la escuadra británica. Entre las múltiples cláusulas y peticiones entre todas las partes implicadas, los responsables del equipo francés pidieron que le dejaran fichar a Carlos Sainz, al que tienen en muy buena consideración y a quien ya han colocado como el compañero perfecto para Nico Hulkenberg.

Cambiar de equipo en plena temporada no es nada habitual, pero tampoco hay que remontarse mucho para ver el último precedente. Fue el año pasado, antes del GP de España, cuando Red Bull ascendió a Verstappen y bajó a Kvyat, precisamente para hacerle compañero de Sainz. Toro Rosso puede perder de manera inmediata al piloto que le está dando mejor rendimiento, pero ya están moviéndose para encontrarle un sustituto. El francés Pierre Gasly está preparado para montarse cuanto antes en el coche, sea en Malasia o no. Aunque se le atribuyeron unas palabras en las que venía a confirmar la posibilidad de subirse al coche de Sainz en Sepang, después rectificó diciendo que quiere subirse «pronto», pero no necesariamente en el trazado asiático. Gasly se encuentra en plena lucha con Noboru Matshuhita, canterano de Honda, por el título de la Superfórmula japonesa.

En cuanto caiga una pieza, el dominó que se producirá puede revolucionar la parrilla de la próxima temporada e, incluso, de este mismo año a partir de Malasia para las últimas carreras del curso. Cuando se anuncie la llegada de Sainz a Renault, se producirá de manera paralela la noticia de los cambios de motores. Y en cuanto McLaren diga lo que va a hacer, Fernando Alonso tomará la palabra: si hay McLaren-Renault, se queda. Los prolegómenos del GP de Singapur del fin de semana van a ser frenéticos, ya que todo apunta a que las partes anunciarán su futuro.

Para Sainz el reto es más que atractivo. Renault tiene un plan de ataque pensado hacia 2020, cuando se produzca el cambio normativo para hacer la Fórmula 1 atractiva de nuevo. Los de Enstone van a tener a dos de los pilotos de mayor talento del panorama, con Hulkenberg y Sainz, para dar forma al asalto a la zona alta de la tabla y escapar de la mediocridad de la región templada de la parrilla. Palmer no ha pasado de ser un piloto de pago que, si bien ha dado beneficios a las arcas del equipo, ha resultado un desastre en lo deportivo.

Fotos

Vídeos