Juan Carlos Fernández da la sorpresa

Juan Carlos Fernández da la sorpresa
MARIETA

El madrileño aprovecha la salida de Cele Foncueva y una avería de Daniel Alonso para vencerEl piloto de FMC-UCAV Racing Engineering estuvo seguido en el podio por el gallego Xesús Ferreiro y por el Porsche de Antonio Sainz

SANTY MENOR

Ni Cele Foncueva, ni Daniel Alonso, ni Xesús Ferreiro ni Antonio Sainz. Fue el joven madrileño, Juan Carlos Fernández, el encargado de subirse al primer cajón del podio de la cuadragésimo primera edición del Rallye de Avilés, prueba puntuable para los campeonatos de España y Asturias para vehículos históricos en las modalidades de velocidad y regularidad. A bordo de un pequeño pero matón Peugeot 205 GTI 1900 y junto a su copiloto Héctor Vicente, el piloto de FMC-UCAV Racing Engineering aprovechó la salida de pista de Cele Foncueva y una avería mecánica de Daniel Alonso para conseguir el mejor tiempo total de la prueba.

Tras él, se subieron al cajón dos de los favoritos. El gallego Xesús Ferreiro fue segundo junto a su inseparable Javier Anido, a tan solo seis segundos de la victoria, que hubiese sido la cuarta de su carrera, y Antonio Sainz, que con su Porsche Carrera RS 3.0 fue tercero de la general y vencedor en la categoría pre81, la cual lidera en el Campeonato de España. El triunfo de Juan Carlos Fernández, que pese a ello realizó un gran rallye, se debió en gran parte a dos factores externos: la salida de carrera de Cele Foncueva -su título nacional queda aplazado- y una avería mecánica de Daniel Alonso, que por segunda edición consecutiva ha sido preso de la mala fortuna.

Lo de Foncueva fue un auténtico jarro de agua fría para el equipo avilesino Past-Racing, que vivió un rallye para olvidar. El piloto saregano se salió de la carretera en los primeros compases del tramo inicial, teniendo que abandonar la carrera. Dentro de la categoría 5 también dijeron adiós antes de comer los hermanos Carlos y Eva Suárez (Ford Escort MKII), que llevaban un buen ritmo de carrera estando en puestos de cabeza.

Sin embargo, con quien más se cebó la mala suerte fue con Daniel Alonso. El piloto avilesino, que partía como favorito al triunfo junto a su compañero Cele Foncueva, comenzó el rallye de manera impecable, dominando con claridad el primer tramo (El Montico-Villabona). Tras bajar un poco el pistón en el segundo, el piloto local volvió a firmar el mejor tiempo en el tercero, para en el cuarto sufrir un problema mecánico. En la segunda pasada del tramo Ferroñes-Corvera, en la zona de Campañones, su Ford Sierra Cosworth empezó a echar humo. Alonso y Belzunces pararon el vehículo y recibieron la ayuda de los vecinos y aficionados de la zona, pudiendo reanudar la marcha pero con unos nueve minutos de retraso. Un tiempo que ya fue irrecuperable por la tarde, pese a que los mecánicos pusieron el Sierra a punto y el binomio local volvió a conseguir los mejores tiempos en los rápidos y emocionantes tramos vespertinos.

En un rallye, un tramo malo o una avería puede echar el trabajo de meses por la borda y eso fue lo que le ocurrió a Daniel Alonso, que antes de la comida puso la alfombra roja al triunfo al trío Juan Carlos Fernández, Xesús Ferreiro y Antonio Sainz, que no iban a desaprovechar la oportunidad y se subirían definitivamente al podio por ese orden.

En la categoría 5, el triunfo se lo llevaron Julio José Fernández e Iván Mariano Gutiérrez, con los catalanes Carles Palou y Miquel Ángel Ibáñez en segunda posición. En youngtimers no dieron opciones Aldo de Alberto y Tom Longoria, a bordo de su renovado e impresionante Seat Córdoba WRC. El binomio regional, que fue segundo del rallye el pasado mes de noviembre, superó con claridad a Francisco Javier Esquer y José Antonio Fernández, sin acusar la falta de adaptación a las nuevas especificaciones de su vehículo.

En lo que respecta a las categorías de regularidad, José Manuel Villamayor y Ángeles Rodríguez (Renault Turbo GT Turbo) obtuvieron la mejor puntuación, superando a Esteban Asenjo y Diego Palacios, que venían de conseguir muy buenos resultados dentro del Campeonato de España. En sport, los triunfadores del rallye fueron los asturianos José Ramón Campos y Raúl Gutiérrez, haciendo gala de su Porsche Carrera RS 3.0, mismo modelo que el de Antonio Sainz. Tras ellos se situó el equipo de Pravia Autocompetición Gorka Gorroño y Mikel Oleaga, si bien al no ser asturianos no compiten para el campeonato regional.

La mala noticia de la jornada fue el accidente sufrido por Miguel Otegui en el tramo de La Lloba, lo que obligó a neutralizarlo. Su Porsche 911 Carrera RS 3.0 quedó bastante afectado tras el choque y obviamente fuera de carrera, aunque afortunadamente ni piloto ni copiloto sufrieron daños. Un rallye, el de esta edición, con varias salidas pese a estar seco el asfalto, sobre todo a partir del segundo tramo cronometrado.

Tras dos pasadas a los cuatro tramos y dos reagrupamientos de larga duración, los vehículos llegaron a la Plaza de España en torno a las 19.45 horas, para que, con un poco de retraso, comenzara la tradicional entrega de premios. Hasta el Ayuntamiento de Avilés se dirigieron personalidades como el director general de Deportes del Principado, José Ramón Tuero, o la concejala de Deportes del Ayuntamiento de Avilés, Ana Hevia, además de otros concejales de ayuntamientos colaboradores en la prueba y representantes de los patrocinadores del evento.

Como cada año, los mejores de cada categoría pudieron descorchar champán, recibiendo trofeos personalizados según el patrocinador en cuestión. Un buen final de fiesta, aunque lógicamente a los pilotos y copilotos afectados por averías tenían menos motivos para sonreír.

Los aficionados acudieron en buen número a todos los tramos aprovechando la ausencia de la lluvia y el regreso de la prueba a sus fechas habituales, y debido al buen comportamiento de los asistentes no hubo que lamentar ningún incidente en términos de seguridad. La organización funcionó a la perfección y aficionados y pilotos disfrutaron por última vez de los vehículos históricos participantes en el rallye en una Plaza de España cuyas inmediaciones se llenaron para la causa. Así se despidió la cuadragésimo primera edición de un Rallye de Avilés que sigue siendo una de las pruebas más queridas y valoradas del panorama nacional, desde hace unos años por motivos económicos dentro del campo de los vehículos históricos. El próximo año, más y mejor.

Temas

Avilés, F1

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos