FÓRMULA-1

McLaren se vuelve agresivo en la elección de ruedas

Fernando Alonso. /  E. C.
Fernando Alonso. / E. C.

E. C.

Llega la segunda cita de la temporada de Fórmula-1, el Gran Premio de Bahréin, que se disputa como todos los años en el arenoso y solitario circuito de Sakhir, en pleno desierto a unos kilómetros de la frontera con Arabia Saudí. El horario vive un pequeño cambio, se corre a las 17.10 horas, por lo que una parte de la carrera será nocturna. Este año todas las carreras de F-1 empiezan a y diez.

La carrera comienza siete minutos después de la puesta del sol, con lo que la temperatura ambiente y la del trazado va bajando a medida que progresa la carrera. Esto altera el equilibrio del coche y afecta el desgaste de las ruedas. El viento y la arena que se cuelan sobre la superficie del trazado afectan al nivel de agarre y obliga a los equipos a montar filtros en las válvulas de los frenos y del motor.

La principal novedad en la previa del Gran Premio es la elección de los neumáticos por parte de los pilotos. Pirelli ha elegido, por orden dureza y resistencia, el medio (blanco), el blando (amarillo) y el superblando (rojo).

Los equipos punteros han calcado la estrategia: dos medios, cuatro blandos y siete superblandos. Cada piloto tiene a su disposición trece juegos de compuestos. Los único que no han tirado por esa vía son los dos pilotos de McLaren, que arriesgan más en la elección. Alonso y Vandoorne se han decantado por un blanco, tres amarillos y nueve rojos. Ruedas más rápidas, aunque menos resistentes para McLaren en un fin de semana en el que vuelven a ilusionarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos