El Comercio

Motociclismo

Tres formas de presión

Alex Rins, piloto español de Moto2.
Alex Rins, piloto español de Moto2. / Efe
  • Zarco, Luthi y Rins luchan por el título de Moto2

Las matemáticas dicen que Johann Zarco puede ser campeón de Moto2, el último título mundialista por decidir, este fin de semana en Malasia. Si estuviésemos ante el Zarco de la pasada temporada o incluso el del inicio de este año, apostar a que esto se pueda cumplir sería fácil. Aunque, extrañamente, esa versión del francés ha desaparecido en el segundo tramo de este curso. Incluso en Japón, su circuito, en el que siempre ha rodado rapidísimo, tuvo que conformarse con el segundo puesto después de un discreto arranque de carrera, algo que se ha repetido en los últimos grandes premios y que sus dos rivales por el título tratarán de aprovechar en las dos pruebas que quedan para el final de 2016, la primera en el caluroso y húmedo Sepang. «Está claro que matemáticamente no se me garantiza esto, pero creo que sí…», contestó Rins a la pregunta de si ganando en Malasia y Valencia tenía el pálpito de que puede ser campeón del mundo. El español, que durante una parte de esta temporada fue líder de Moto2, ha complicado muchísimo sus opciones al título con las caídas en Japón y Australia. Se aferra a los problemas del líder y a la presión que pueda notar cuando tiene la posibilidad de repetir Mundial tan cerca de su mano: «Voy a intentar ganar las dos carreras. Está claro que Zarco sufre un poquito al principio de carrera, es lo que se ha visto hasta ahora. Siento menos tensión que él más por la posición y porque se ha puesto Luthi por medio, que por otro motivo».

Dorna, el organizador del campeonato, reunió a los tres contendientes de Moto2 el jueves en Sepang, una oportunidad de entender cómo llega cada uno al punto clave de 2016. «El campeonato está bonito y una victoria me hace campeón», analizó Zarco. «Es el camino más directo para serlo y espero empezar a tope desde el viernes, para preparar la carrera. Habiendo sido campeón en 2015 he sentido la presión de no poder cometer errores desde el principio, aunque cometí un par… He aprendido a convivir con esta presión durante todo el año. Por supuesto, se siente. Mi situación tras Aragón era dura, pero cuando tomé ventaja en Motegi me sentí mejor. Ahora tengo un poco más de ventaja y quiero mantenerlo», comenzó. «¿Quién tiene más presión que yo, Tom o Alex? Es difícil decirlo. Tom se siente ahora fuerte y si mantiene este nivel va a ser duro de batir. Y Alex fue segundo el año pasado y quería ganar el Mundial este año, lo ha liderado pero después ha tenido problemas en varias carreras… Alex necesita ganar y quizás eso hace que sólo tenga que pensar en eso, y Tom, como digo, está muy fuerte… Pues sí, a lo mejor soy yo el que tiene más presión», concluyó el francés entre risas para terminar por confirmar que está contento con su situación de líder con 21 puntos sobre el segundo. El primer aspirante es Luthi, que hace tres semanas ni siquiera entraba en las quinielas y que ahora mira desde su experiencia –ha disputado todas las temporadas de Moto2- observa que la oportunidad que se le ha puesto delante. «Dos carreras brillantes me han puesto en una posición completamente diferente», reconoció el suizo, quien aceptó que, pese a todo, sigue siendo la de Zarco la mejor situación de todas. «Para mí es más fácil que para Johann. Él está liderando la general y tiene que calcular un poco más. Yo sólo tengo que intentar continuar con mi estado de forma y tratar de ganar otra vez. Lo que no tengo que hacer es pensar diferente ahora a como lo he estado haciendo», comentó.

Mientras Moto2 se decide, MotoGP encara la penúltima prueba de un intenso año con el regreso al escenario del bautizado como ‘Sepang clash’, el choque entre Rossi y Márquez de 2015 que arrancó con las declaraciones del italiano en la rueda prensa del jueves previo a la carrera denunciando malas artes por parte del español en la prueba de Phillip Island. Un aniversario sobre el que los dos pilotos prefirieron pasar de puntillas. «Al final todo vuelve a la normalidad con el tiempo y si no hay nada nuevo que añadir, por mi parte no hay que volver a sacar el tema», zanjó el campeón de 2016, que añadió que el italiano y él están de acuerdo en que mantienen la misma opinión. «Todo lo que tenía que decir de la última carrera del año pasado ya lo he dicho y un año después pienso exactamente igual y es mejor pensar en el final de este año», sentenció Rossi, que ha tomado la decisión de obviar este asunto, sobre todo después del revuelo causado por una entrevista con la cadena británica BT Sport emitida tras la carrera de Aragón y en la que insistió en que le habían robado el título de 2015. Para completar la tranquilidad, Márquez informó de qu

Temas