MotoGP

Honda blinda su proyecto deportivo renovando a Márquez hasta 2020

Marc Márquez, con su Honda. /Efe
Marc Márquez, con su Honda. / Efe

Es el segundo paso importante del mercado de fichajes de cara a 2019 tras la renovación de Maverick Viñales por Yamaha

BORJA GONZÁLEZMadrid

A falta del último test de la pretemporada de MotoGP que se celebrará desde este próximo viernes hasta el domingo 3 de marzo en el circuito de Losail (Qatar), escenario del arranque del campeonato, Honda encara 2018 en una situación inmejorable. La llegada de Alberto Puig como máximo responsable de la escudería campeona del mundo en el pasado curso ha coincidido con el buen trabajo de los ingenieros japoneses que han dado a sus pilotos una de las mejores motos ‘invernales’ que se recuerdan. Tanto en Valencia, como en Malasia como en Tailandia, la RCV de 2018 se ha mostrado muy sólida y eficaz, con aparentemente pocos problemas, a falta de que Losail dé el visto bueno definitivo, en un trazado con el que nunca ha cuadrado demasiado bien. A esta buena señal se ha sumado ahora el anuncio de la renovación de Marc Márquez hasta 2020, nada sorprendente, pero que blinda el proyecto deportivo de Honda, una vez que se aseguran mantener en sus filas durante las próximas tres temporadas, incluida la que empieza en menos de tres semanas, al actual número 1. «Estoy orgulloso de pilotar como un miembro de la familia Honda y aprecio cómo HRC y el equipo siempre dan el máximo para proporcionarme todo lo que necesito», explicaba el piloto de Cervera (Lleida) en el comunicado oficial de su equipo donde se ha anunciado la segunda renovación importante de cara al próximo ciclo de dos años, una vez que Maverick Viñales confirmó la suya con Yamaha durante la presentación de su escudería en Madrid en enero. «Los dos primeros entrenamientos oficiales de la pretemporada han ido bien y, con mi contrato renovado puedo centrarme en la nueva temporada», aseguró Márquez, en una noticia, por otra parte, cantada. El único mini ‘canto de sirena’ que se había escuchado en este tiempo por el paddock ha sido el de la posibilidad de que KTM, con el apoyo de Red Bull, se lanzase a hacer una oferta mareante para hacerse con los servicios del campeón, algo que ha tenido más aspecto de serpiente de verano que de realidad. Y es que sí, la potente marca de bebidas energéticas tiene la ambición de pensar en algo así, aunque desde la fábrica austriaca siempre se ha reconocido que aún están lejos de contar con una moto lo suficientemente competitiva como para dar un paso así, algo que el propio piloto ha constatado rodando detrás de la moto naranja en algún entrenamiento.

Márquez acaba de cumplir 25 años y entra ahora en su undécima temporada en el campeonato enfrascado ya en la batalla contra la historia de este deporte. Tras ganar los títulos de 125cc (2010) y de Moto2 (2012) dio el salto a MotoGP, llevándose el entorchado a la primera, lo que le permitió convertirse en el campeón más joven de la historia de la clase reina. A partir de ahí ha sumado otras tres coronas, ‘fallando’ sólo en 2015. Todo adornado con 61 victorias –el sexto piloto de la historia con más triunfos, el séptimo si sólo contamos los de la cilindrada grande- y con 73 poles, lo que le coloca al frente en el arte de la vuelta lanzada. Unos números espectaculares y a los que difícilmente se les ve un límite que son un argumento sólido para otorgarle el número 1 en el escalafón de MotoGP.

Y sin haber comenzado con la temporada propiamente dicha, el mercado ha empezado a moverse con celeridad, incluso más que en 2016, cuando la primera noticia la dio Valentino Rossi con su renovación por Yamaha justo antes de que arrancase el Gran Premio de Qatar. Esto, el futuro de Rossi, es otra de las dudas que podrían desvelarse en breve, con todo apuntando a una renovación a la espera de conocer si para una o dos temporadas. En el lado de Honda también faltará por entender si la fábrica japonesa patrocinada por Repsol va a seguir confiando una vez más en Dani Pedrosa como escudero de Márquez –en lo que podía llevar la relación entre las dos partes hasta cumplir 15 años-, mientras que Ducati tendrá que hacer su trabajo con Andrea Dovizioso y Jorge Lorenzo. Para este último ya han dicho que tendría que ser una renovación a la baja, una vez que la de Dovizioso debería de llevar una línea ascendente tras lo mostrado en el pasado curso, cuando finalizó como subcampeón del mundo. A partir de aquí seguirán encajándose las piezas, incluidas las que se refieren a los equipos, contando con que Suzuki ya ha confirmado que quiere contar con una escudería satélite para 2019 y con que el Tech3 francés anunció la pasada semana que daban por concluida su relación de 20 años con Yamaha –se especula precisamente con la opción de que sea el futuro equipo B de Suzuki e incluso de KTM, una estrategia, la de contar con más motos en la parrilla, que las fábricas consideran muy importante para acelerar el desarrollo de sus prototipos-.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos